A dos años de que se implementara el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) a refrescos y otras bebidas saborizadas, el impacto resultó prácticamente nulo, advirtió la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC).

Aunque en 2014 el consumo de bebidas saborizadas se redujó 1.9%, en 2016 el volumen de ventas creció en 1.6%, de acuerdo a datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“De enero a junio de 2017 las ventas se mantienen en el mismo nivel que en el mismo período que en el año anterior (-0.1%), con un volumen de ventas de refrescos de 9.1 millones de litros”.

Pero la recaudación sí se ha beneficiado. Con base en datos de Hacienda, a tres años y medio de la entrada en vigor del IEPS a bebidas saborizadas se han recaudado 74,677 millones de pesos (mdp). Durante el primer semestre de 2017, se han recaudado 11,655 mdp por IEPS a bebidas saborizadas, 0.4% más en comparación con los 11,614 mdp recaudados en 2016.

El gobierno mexicano aprobó en la Reforma Fiscal 2014 un peso de impuestos por cada litro de refresco y bebidas saborizadas para combatir la obesidad y el sobrepeso en nuestro país.

¿La razón? México ocupa el primer lugar mundial de obesidad infantil y e segundo en obsesidad en adultos, precedido solo por Estados Unidos, Según el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

ANPRAC representa a 100 asociados de la industria refesquera mexicana, que generan 1.4 millones de trabajos directos e indirectos. Esta industria produce 1.1% del Producto Interno Bruto (PIB) e invirite 1,170 millones de dólares.

 

Siguientes artículos

Panamá fortalece lazos con Japón
Por

Panamá también extendió la invitación para que estudiantes japoneses realicen intercambio en las universidades panameñas...