Los hogares de menores ingresos gastaron en refrescos 3 veces más en 2014 que en 2012, en proporción a su gasto total que el estrato socioeconómico más alto.

 

El Impuesto Especial sobre Producción  y Servicios (IEPS) careció de un impacto significativo en el consumo de refrescos y bebidas saborizadas, según un estudio del Colegio de México (Colmex).

PUBLICIDAD

“Entre 2012 y 2014, el consumo promedio per cápita de refrescos en los hogares disminuyó 2.56 calorías por día. 
En este periodo de tiempo, los estratos de ingreso más bajo presentan menores variaciones en el consumo de refrescos que en los más altos, aunque dichas variaciones no son significativas a partir de la entrada en vigor del impuesto a las bebidas saborizadas”, dijo la institución académica en un comunicado.

Los ingresos por IEPS  a bebidas saborizadas llegaron a 17,461 mdp de enero a octubre de este año, 13.5% más que en el mismo periodo de 2015.

El volumen anual de venta de refrescos (en litros) disminuyó 1.9% en 2014 respecto del observado en 2013, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los hogares de menores ingresos gastaron en refrescos 3 veces más en 2014 que en 2012, en proporción a su gasto total que el estrato socioeconómico más alto.

La afectación al ingreso se manifestó en proporciones mayores en los sectores de menores ingresos. En segmentos que perciben de 1 a 3 salarios mínimos, el IEPS a refrescos fue equivalente a 66% de la pérdida de su capacidad de compra de alimentos y bebidas en 2014.

 

Siguientes artículos

Pemex invertirá 23,000 mdd en sistema de refinerías
Por

En el anuncio de inversión, el presidente Enrique Peña Nieto comentó que con la inversión se podrán crear de más de 60,0...