Por mucho tiempo los zoológicos fueron una atracción donde se podía ver animales que de otra forma sería imposible admirar. Pero con el paso de los años, las condiciones en las que viven los animales y la modificación de su conducta en cautiverio han puesto en tela de juicio la existencia de estos centros recreativos. 

“A nivel mundial, los zoológicos deben reconvertirse, deben dejar de existir, ya que hay numerosos errores y los animales están en muy malas condiciones. Nosotros les llamamos los Guantánamo de los seres vivos”, dijo en entrevista Pedro Pozas Terrados, director ejecutivo del Proyecto Gran Simio en España.

En los últimos cinco años han muerto al menos cinco animales en peligro de extinción en zoológicos de México. El rinoceronte blanco Khartoum murió en julio de 2014; el orangután Jambi, en julio de 2015; el chimpancé Lío, en marzo, y el ultimo, Bantú, un gorila macho de espalda plateada, falleció hace unos días ante un fallido protocolo de traslado. A la lista se suma la elefanta Maggie, que murió en abril de este año en el Zoológico de Aragón.

“No es educativo que los niños vean a animales que están enjaulados, que están fuera de su hábitat en jaulas muy estrechas. Lo importante para este negocio es que la gente no vaya”, comentó Pozas Terrados.

A nivel internacional también se documentan casos desafortunados. Uno de éstos ocurrió en el Zoológico de Cincinati (EU) con la muerte a tiros del gorila Harambe. El espécimen fue abatido como medida preventiva debido a que un niño de cuatro años cayó en su foso. Asimismo, cabe recordar la muerte de dos leones en el Zoológico de Santiago, en Chile: los guardias decidieron dispararles cuando un hombre desnudo entró a la jaula donde se quiso suicidar.

Éstas son las razones de Proyecto Gran Simio por las que deben desaparecer los zoológicos:

Maltrato animal: Los zoológicos suelen ser lugares bonitos para los visitantes, pero después, por la noche, los animales se resguardan en jaulas muy pequeñas.

Locura: El 90% de los animales que están en cautiverio tienen desórdenes psicológicos. La mayor parte de los animales en cautiverio tienen comportamientos repetitivos, lo que significa que su mente está mal, pues no pueden manifestar sus comportamientos naturales.

Publicidad

Cultura: Los zoológicos no son cultura, pues no se aprecian los hábitos natulares en los animales, por lo que no implican un valor agregado en términos de educación.

Dignificación de las especies animales:  La organización considera que no se debe pensar que los animales son objetos, aunque así están considerados legalmente.

Compraventa: Los zoológicos fomentan la compraventa de fauna silvestre y la corrupción en torno de esa práctica.

“La sociedad debe exigir la reconversión de estos espacios en verdaderos lugares de enseñanza. No hace falta ver un oso polar o un chimpancé para saber que existen. Hay muchos medios audiovisuales que pueden totalmente enseñarnos estos hábitats sin necesidad de sustraer a sus habitantes para beneplácito nuestro”, dijo Pozas Terrados.

También puedes leer: La Ciudad de México prohíbe uso de animales en circos 

 

Inversión en zoológicos

El presupuesto para los zoológicos de Chapultepec, San Juan de Aragón y Los Coyotes es de más de 59.5 millones de pesos (mdp). El 45% de ese presupuesto es destinado al Zoológico de Chapultepec, por tener más ejemplares.

“Nosotros hacemos cortes cada mes para saber cuántos ejemplares tenemos, porque las colecciones zoológicas son muy dinámicas”, dijo en entrevista Fernando Cortez Villavicencio, director técnico de investigación de la Dirección General de Zoológicos y de la Vida Silvestre.

Hasta el 30 de junio de este año había 1,284 ejemplares, que representan a 208 especies: dos de arácnidos, tres de anfibios, 34 reptiles, 84 de aves y 34 especies de mamíferos.

“Todo el presupuesto es exclusivamente utilizado para el bienestar de los ejemplares”, dijo Fernando Cortez.

En cuanto a la reciente polémica por la muerte del simio Bantú, el funcionario explicó que el manejo se hizo apegado a los protocolos de seguridad de los zoológicos.

“Cada que se hace un manejo de un ejemplar de fauna silvestre existe un riesgo, que conlleva muchas situaciones. Para eso se generan los protocolos en cuanto a los medicamentos que se van a utilizar, el tipo de transporte o los elementos técnicos para hacer el monitoreo o, en su caso, la necropsia. De 25 a 30 días, ya con los estudios de laboratorio, se sabrá exactamente que pasó. Lo que pedimos es paciencia”, destacó Cortez Villavicencio.

Otro punto que ha causado mayor polémica son las fotos que salieron a la luz de la necropsia del simio, en la cual se le ve desmembrado.

“Consideramos lamentable que esas imágenes estén circulando. Lo que yo te puedo decir es que en cualquier ejemplar, si alguien las ve y no es médico, serán impactantes. Todos los ejemplares de la Dirección de Zoológicos que causan baja llevan un proceso de necropsia. Se tienen que hacer las disecciones pertinentes para acceder a los órganos; por eso es que se hizo la disección”, comentó Cortez Villavicencio.

El director técnico de investigación de la Dirección General de Zoológicos y de la Vida Silvestre coincide en que los zoológicos a nivel mundial buscan convertirse en centros de conservación. “Estamos buscando la manera de que los ejemplares que estén en cautiverio sirvan para actividades científicas, de investigación o bancos de germoplasma, para generar conservacion de los animales”, dijo Villavicencio.

En fechas recientes, el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, anunció la inversión de 90 millones de pesos (mdp) para recuperar los zoológicos capitalinos.

 

Un nuevo hábitat para los animales

Ante la polémica que desató la muerte de Bantú, el Proyecto Gran Simio en México realizó una consulta ciudadana para determinar si es necesario cerrar el Zoológico de Chapultepec.

“Lo que estamos viendo es que la gente no está satisfecha con el desempeño del Zoológico de Chapultepec. Quedamos con las autoridades en que les vamos a entregar el informe de la consulta y nuestras propuestas en dos semanas aproximadamente”, comentó Paulina Bermúdez, presidenta del Proyecto Gran Simio México e impulsora de la consulta.

Las propuestas del Proyecto Gran Simio México son dos: la transformación del Zoológico de Chapultepec a un zoológico virtual (Zoo21) o a un parque ecológico.

“La que es más enfática en que desaparezcan los animales de los zoológicos es la primer propuesta (Zoo21), que se ha desarrollado en España y en el Zoológico de León”, dijo Paulina Bermúdez.

Lo que se busca es salvar animales como Bantú y Toto, otro orangután que vive en el Zoológico de Chapultepec y del que no se sabe nada desde hace meses.

“Nadie sabe en qué condiciones está, no dejan verlo, ni siquiera al Proyecto Gran Simio México. Nosotros les hemos dicho a las autoridades del Zoológico de Chapultepec y del gobierno de la Ciudad de México que podemos trasladar a Toto a un santuario en Brasil que coordina la organización”, dijo Pedro Pozas Terrados, director ejecutivo del Proyecto Gran Simio en España.

Este tipo de santuarios es la solución que Paulina y Pedro ven como la más viable en la evolución de los zoológicos y si los animales fueran liberados.

“Para los animales más exóticos es esencial llevarlos a santuarios. Para las especies autóctonas de cada país, lo mejor es reinsertarlos en sus hábitat y los demás animales deben estar aislados y en mejores condiciones, como los centros de rescate”, comentó Pozas Terrados.

Días después de que Paulina realizará la consulta ciudadana para cerrar el Zoológico de Chapultepec, fue amenazada de muerte a través de Twitter. “Afortunadamente, la Comisión de Derechos Humanos y el mecanismo de protección local ya están apoyándome. Presentaré la denuncia correspondiente para que se empiece a investigar esta amenaza”, comentó Paulina Bermúdez.

 

Siguientes artículos

banco-de-inglaterra
Banco de Inglaterra mantiene su tasa de interés pese a Brexit
Por

El Banco de Inglaterra (BOE por sus siglas en inglés) mantiene su tasa de interés en 0.5%, pese a que analistas y mercad...