El hogar como edificación, cuya principal función es ofrecer refugio y dar habitación a las personas tal y como estrictamente se definía, está cambiando. La casa se convierte hoy en día en algo más, en un lugar para trabajar, hacer negocios, hospedar eventos y hasta como sede comercial, pero además es un santuario de paz en donde relajarse frente a la vida estresante de la ciudad.

Las personas hoy en día pasan más tiempo dentro de casa que fuera de ella, realizan todo ubicándola como centro para el crecimiento personal.

El 72% de los millennials y adolescentes prefiere permanecer en casa durante los fines de semana que salir por la noche, de acuerdo con el estudio Ypulse 2016.

Pero además de observar la casa desde el punto de vista individual, ésta también se comienza a ver como la única forma para reducir los altos índices de contaminación de las ciudades y el tráfico masivo en las mismas, uno de los principales causantes del cambio climático.

PUBLICIDAD

Como consecuencia de esta doble perspectiva nace la necesidad de tener acceso a productos y servicios cercanos al hogar que impliquen la menor distancia posible o más aún, el acceso a información geo localizada vía smartphone qu facilita realizar la compra de productos básicos —y no tan básicos— y evitar a los consumidores la necesidad de desplazarse y permite recibir sus compras en la puerta de su casa, cada vez en menos tiempo y de forma más sencilla.

Un ejemplo es Rappi, una app que se encarga de hacer entregas a domicilio de cualquier tipo —medicinas, dinero en efectivo que evita el viaje al cajero, antojos, productos del supermercado— con tiempos entre los 35 y 50 minutos desde la comodidad de tu hogar y desde el teléfono.

Todo esto supone una forma de consumir distinta, una nueva forma de vender, distribuir y comunicar productos y servicios donde nuevos canales de distribución cumplan la exigencia del consumidor de poder adquirir productos y servicios desde su hogar.

Para lograrlo es necesaria la adaptación de plataformas comerciales físicas a plataformas de comercio digital, variedad de tamaño de productos adaptados o los múltiples tamaños de hogares y de habitantes en él, productos que te hagan la vida mas fácil y sencilla y hagan del hogar un lugar más cómodo y relajante. Una muestra de ello es el refrigerador que Samsung denomina Family Hub, el cual cuenta con Wi-Fi y una pantalla LCD en la que ver la TV además de hacer domicilios de manera automática y organizar el calendario familiar.

Para más información sobre cómo TrendLine puede ayudarte a encontrar nuevas oportunidades para tu empresa, escríbenos a [email protected]www.trendline.lat

 

Siguientes artículos

Los Ángeles será sede de la primera Arena propia de Blizzard
Por

El 7 de octubre Blizzard inaugurará su primer Arena en la ciudad de Los Ángeles, un escenario destinado a jugadores prof...