Después de dos años de obras y sin un evento de inauguración, a las 5:00 horas de este martes fue abierto a la circulación el desnivel subterráneo Mixcoac-Insurgentes.

Ante la apertura de los túneles vehiculares, a través de redes sociales, automovilistas reportan un caos vial para ingresar a los mismos, así como afectaciones en las calles aledañas, como Manzanos y Pinos, colapsando otras vialidades como Barranca del Muerto.

La Secretaría de Obras de la Ciudad de México indicó que el acceso al doble túnel, que mide 1.3 kilómetros de longitud, y permitirá circular de manera continua desde la bajada del puente de Universidad hasta el puente de Molinos, y viceversa, sobre los carriles centrales del Circuito Interior; y aseguró que será gratuito, no de peaje como se ha difundo en redes sociales.

Este deprimido también tiene una incorporación de Insurgentes hacia Patriotismo, y otra de Circuito hacia Barranca del Muerto, así como una salida hacia el Eje 8 Sur.

La obra tiene como objetivo reducir los tiempos de traslado en esta zona, y de acuerdo con los números de Secretaría un viaje en sentido hacia Patriotismo, el tiempo es de 2.41 minutos; mientras que el trayecto en dirección Universidad toma 3.07 minutos.

Asimismo, pretende solucionar el conflicto vial que se generaba en la intersección de Circuito Interior, Insurgentes Sur y el Eje 8 Sur José María Rico, al distribuir de manera efectiva los flujos vehiculares y disminuir en casi 90% los tiempos de traslado por la zona.

Sin embargo, esta mañana automovilistas reportan caos vial tras la apertura de la obra. De acuerdo con reportes radiofónicos, la circulación vehicular está parada desde el Eje 8 hacia Universidad, y toma 15 minutos realizar un que normalmente se hace en 8 minutos. Además, señalan que la confusión de los elementos de seguridad en lugar de agilizar la circulación la ha entorpecido.

Las obras duraron dos años, incluido el parque lineal sobre Mixcoac y la glorieta peatonal, ciclista y vial en el cruce de Insurgentes y Mixcoac.

“El Desnivel Mixcoac-Insurgentes es el caso más representativo de la integración de diversas voces para consolidar los proyectos que se requieren para mejorar la calidad de vida de los habitantes de la Ciudad de México. Sin duda, agradecemos la paciencia que tuvieron durante la ejecución de la obra, ahora les estamos entregando una vialidad eficiente y totalmente segura”, dijo Edgar Tungüí Rodríguez, secretario de Obras y Servicios, en entrevista para el programa “Ciro Gómez Leyva por la mañana”.

En ese espacio, señaló que es normal la confusión de los automovilistas para utilizar esta obra, y que es sólo cuestión de tiempo en lo que se acostumbran.

El desnivel contará con un sistema de seguridad para combatir incendios, ya que cuenta con una red a base de tuberías secas; tendrá 29 cámaras de videovigilancia que serán monitoreadas las 24 horas del día por el C5; y para mitigar los encharcamientos cuenta con un cárcamo de bombeo que capta hasta 240,000 metros cúbicos de agua pluvial.

La nueva vialidad también fue equipada con un sistema de ventilación compuesto por 14 equipos de extracción de gases y humos generados por la combustión de los vehículos. El Desnivel Mixcoac cuenta con plumas de control vial que permitirán regular el tránsito en caso de un incidente.

La Secretaría de Obras y Servicios informa que el Desnivel Mixcoac-Insurgentes es la última adecuación vial que forma parte del Programa de Rehabilitación y Mantenimiento Integral del Circuito Interior, a través del cual se garantiza el mantenimiento integral de los 42 kilómetros de la vialidad hasta el año.

 

Siguientes artículos

El robot Pepper ahora se alquilará como sacerdote para funerales
Por

Debido al envejecimiento y disminución de la población de Japón, muchos sacerdotes budistas reciben menos apoyo financie...