Los resultados electorales en España, donde el PP no obtuvo mayoría absoluta en el Congreso, anticipan dificultades para negociar entre partidos. La continuidad de Mariano Rajoy al frente del gobierno español enfrentará varios obstáculos.

 

Reuters

PUBLICIDAD

MADRID. El Partido Popular (PP) habría sido el más votado en las elecciones generales de este domingo en España, aunque quedaría muy lejos de su actual mayoría absoluta, según unos primeros resultados oficiales con 50.4% de los votos escrutados.

El PP de Mariano Rajoy obtendría 123 escaños en un Congreso de 350 diputados, en el que la mayoría se sitúa en los 176 representantes.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), la otra histórica formación que junto al PP se ha repartido el gobierno español en las últimas décadas, quedaría en la segunda posición con 97 escaños.

El partido antiausteridad liderado por Pablo Iglesias lograría 70 escaños, según estos primeros datos oficiales, mientras que el centrista Ciudadanos, de Albert Rivera, quedaría en cuarta posición con 31.

Este resultado apunta a un panorama inédito con cuatro partidos con la mayoría de los votos que tendrán que pactar para sacar adelante un gobierno orientado a la derecha o a la izquierda aunque sea en minoría.

 

“No será un camino fácil”: Rajoy

El presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, dijo este domingo que intentará formar gobierno tras ser el Partido Popular la fuerza más votada en las elecciones generales, aunque reconoció que no será un camino fácil en un Parlamento muy fragmentado.

“Iniciamos una etapa que no va a ser fácil, pero en las dificultades es cuando se ve a los políticos de verdad, será necesario llegar a entendimientos y a acuerdos, y yo lo voy a intentar”, dijo Rajoy a sus seguidores en un discurso ofrecido desde el balcón de la sede del PP en Madrid.

“Buscaré un Gobierno estable (…) España necesita estabilidad, certidumbre y confianza”, declaró, tras subrayar los más de siete millones de votos logrados por su partido, traducidos en 122 escaños.

El líder del PP insistió en que la estabilidad política es clave para proseguir con la recuperación económica iniciada tras sus cuatro años de mandato, durante los que ha ido perdiendo apoyos tras duros recortes y ajustes en medio de la peor crisis económica del país en décadas.

“Soy consciente y todos los españoles lo somos de que hemos vivido cuatro años difíciles, complicados, hemos tenido que tomar decisiones que no eran fáciles. Mi gobierno, y yo como presidente, he hecho lo que creía que era bueno para el interés general de España”, dijo.

El PP ha utilizado la mejora de la economía como principal baza electoral en la campaña, advirtiendo del riesgo a dar marcha atrás en las reformas en un momento en el que el país empieza a salir de la crisis.

“Los españoles han hecho muchos esfuerzos, necesitamos perseverar en lo que se ha hecho estos últimos años”, declaró.

 

Incertidumbre y negociaciones difíciles

Un día después de que las elecciones generales en España arrojaran el resultado más incierto de su democracia, los distintos partidos empezaban esta semana a mover sus fichas poniendo en evidencia la dificultad de las negociaciones que se avecinan.

Los 123 escaños conseguidos por el Partido Popular (PP), que fue la formación más votada pero a mucha distancia de la mayoría absoluta, no le bastarán para formar un gobierno estable en un nuevo Parlamento muy fragmentado tras la irrupción de las formaciones emergentes Podemos y Ciudadanos.

En este difícil escenario, los distintos líderes destacaron la necesidad de adaptarse a una nueva realidad sin precedentes en la política nacional, que requerirá de pactos y negociaciones tras confirmarse la ruptura del bipartidismo entre Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

“Comienza un escenario distinto, que es el de pactar y dialogar. Se abrirá una ronda de contactos con todos los partidos políticos y lo va a liderar, como es lógico, el partido más votado”, dijo el vicesecretario de Organización del Partido Popular, Fernando Martínez Maíllo, en declaraciones a la Cadena SER.

Respecto a posibles alianzas, reconoció que un pacto con Ciudadanos, que consiguió 40 escaños y que ha sido visto como su aliado natural, sería más fácil por la similitud de propuestas. “Es una de las que tenemos como más posible (…) Es demasiado pronto, pero evidentemente tendremos que intentarlo”, agregó.

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, reiteró que su partido se abstendrá en la votación de investidura de Mariano Rajoy, tal y como prometiera en la campaña electoral, aunque se mostró partidario de que la legislatura arranque con un gobierno encabezado por el actual presidente en funciones.

“Es mejor, con unos presupuestos ya aprobados, que empiece a rodar la legislatura con un gobierno en minoría del Partido Popular, y que entre el PSOE, Ciudadanos y PP, y en algunos casos también en temas con Podemos vayamos llegando a acuerdos y configurando mayorías que van a ser variables”, dijo en una entrevista en Tele5.

Varios analistas han destacado la posibilidad de que pueda repetirse una situación como la ocurrida en Portugal el mes pasado, cuando una coalición de partidos de izquierdas liderada por los socialistas hizo caer al gobierno de centroderecha elegido pocos días antes en las urnas.

La alianza entre el PSOE, que consiguió 90 escaños, y Podemos, que irrumpió en el Congreso con 69 diputados y como tercera fuerza más votada, es otro de los escenarios que se han barajado, aunque necesitarían de más apoyos para alcanzar la mayoría absoluta de 176 asientos.

“Sería muy negativo para España (…) El PSOE tendría que explicar muy seriamente a los españoles cómo puede pactar con un partido con el que está rivalizando continuamente como es Podemos, que trata de sustituirle”, dijo Martínez Maíllo.

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, señaló no obstante que aún “es muy pronto para hablar de esos supuestos”.

“Primero tienen que pasar estos días, tienen que constituirse las cortes y tiene que intentarlo el PP”, dijo en declaraciones a la Cadena SER, reiterando el mensaje ofrecido en la noche electoral por el secretario general socialista, Pedro Sánchez.

El próximo 13 de enero se celebra la sesión constitutiva del Congreso de los Diputados y el Senado, tras lo cual el rey Felipe VI deberá presentar un candidato para que sea investido presidente.

En la primera votación, el candidato a presidente debe sumar mayoría absoluta en el Congreso de 350 escaños. Si no logra los diputados necesarios, 176, se somete a una nueva votación 48 horas después en la que sólo necesitaría la mayoría simple. En caso de no lograr el respaldo de la Cámara, el Rey puede proponer otros candidatos.

 

Siguientes artículos

Panasonic comprará empresa de refrigeradores Husmann por 1,500 mdd
Por

Panasonic se hará con el control completo de Hussmann, firma estadounidense de refrigeradores, comprándola a la firma de...