La fortaleza en los nuevos pedidos tuvo una base amplia, desde transportes a maquinaria y electrónica, indicó el Departamento de Comercio.

 

Reuters

WASHINGTON – Los pedidos de bienes duraderos en Estados Unidos subieron más de lo esperado en abril, una señal de esperanza de que una contracción en la producción manufacturera pueda revertir el curso pronto.

PUBLICIDAD

Los pedidos de bienes duraderos, que van desde tostadoras a aeronaves, subieron un 3.3% el mes pasado, dijo el viernes el Departamento de Comercio.

El dato fue el más reciente que muestra una sorprendente resistencia de la economía estadounidense ante las duras medidas de austeridad fiscal aplicadas este año.

“(Es) otra señal de que el crecimiento está aguantando bastante bien”, comentó Paul Ashworth, economista de Capital Economics en Toronto.

Aunque Washington elevó los impuestos en enero y aplicó amplios recortes presupuestarios en marzo, el gasto del consumidor se ha visto relativamente robusto y muchos economistas creen que la Reserva Federal estadounidense podría comenzar a reducir un programa de estímulo monetario a fin de año.

Economistas consultados por Reuters estimaban que los pedidos de bienes duraderos aumentarían en un 1.5% en abril. El Departamento de Comercio también revisó las lecturas previas de pedidos para mostrar un menor declive en marzo a lo estimado originalmente.

Wall Street abrió a la baja tras la publicación del dato, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron.

 

Optimismo moderado

Datos de comienzos de mayo mostraron que una medición amplia sobre la producción industrial estadounidense cayó en abril por segundo mes consecutivo, afectada por la crisis de deuda europea que ha pesado sobre la demanda en las fábricas de todo el mundo, desde Los Angeles a Shanghái.

El informe de hoy mostró que una medición de la demanda subyacente en el sector fabril que excluye aeronaves y bienes militares y que es un dato seguido de cerca como antecedente sobre planes de gastos de las empresas, avanzó un 1.2%, más de lo esperado por los analistas.

Pese a que eso señala un retorno al crecimiento en el sector fabril, los economistas prevén que la austeridad restará fuerza a la economía en la medida en que avance el año.

“Aunque fue definitivamente mejor a lo esperado, yo no confundiría esto con una fortaleza animadísima”, dijo Stephen Stanley, economista de Pierpont Securities en Stamford, Connecticut.

Los envíos de bienes de capital subyacentes, que se incluyen en los cálculos de gastos de equipamiento y software en el informe del Producto Interno Bruto (PIB), cayeron un 1.5%

Eso sugiere que el gasto empresarial tuvo un inicio débil en el segundo trimestre y podría reforzar las expectativas de que el crecimiento económico se desacelerará durante el período.

Los envíos de bienes de capital en el sector de defensa, que son algunos de los más afectados por el impulso de austeridad de Washington, cayeron un 5.6%

Aun así, la fortaleza en los nuevos pedidos en general tuvo una base amplia, desde transportes a maquinaria y electrónica. La demanda por equipamiento de transportes saltó un 8.1%, impulsada por fuertes ganancias en los volátiles segmentos de aeronaves.

Eso era ampliamente esperado, dado que el fabricante de aeronaves Boeing recibió pedidos por 51 aviones, más que los 39 de marzo, según información publicada en su sitio en internet.

 

 

Siguientes artículos

Regreso de Lafley a P&G no traerá cambios estratégicos
Por

El fabricante de artículos nombró ayer a Alan George Lafley como CEO nuevamente; el presidente financiero aseguró que su...