La inflación, los precios del petróleo, telecomunicaciones y una desaceleración de las manufacturas podrían influir en que el banco central de México no modifique su tasa de interés este año.

 

El Banco de México (Banxico) podría mantener esta semana su tasa de interés sin cambios, incluso después del esperado aumento de la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos el próximo 16 de diciembre.

PUBLICIDAD

“Sabemos que el mercado espera que Banxico suba la tasa de interés, (no obstante) nosotros sí vemos el riesgo de que Banxico no mueva, en el sentido de que las condiciones domésticas no dan para un ajuste”, dijo Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays México en conferencia de prensa.

Una de las principales razones es la inflación. Hasta noviembre de 2015, el índice de precios al consumidor se ubicó en 2.2%, un nivel histórico en más de 30 años y espera que en enero continúe esta tendencia hasta 2.8%.

“Con la caída de los precios del petróleo es probable que los costos de Pemex también caigan y se reflejen en los precios de la gasolina (…) Esto ayuda a que la cuesta de enero no sea tan fuerte”.

Otro factor sería el descenso en los precios de las telecomunicaciones.

La actividad económica verá una desaceleración en el cuarto trimestre de 2015, según Oviedo, en particular en el sector de manufacturas.

Ya lo vimos en el dato se octubre y esto es consecuencia del crecimiento global débil, tanto el de Estados Unidos como el de México se ven afectados por una menor actividad comercial

“40% del Producto Interno Bruto de México se explica por el sector manufacturero”.

El traspaso de la depreciación del peso a los precios tampoco sería una razón para el alza, explica Oviedo, pues éste ha sido muy bajo y se ha concentrado en los bienes transables.

“Nos hace pensar que la junta de gobierno va estar más confiada.”

Para Barclays, la decisión de Banxico va a depender de cómo reaccionen los mercados el próximo miércoles, de forma violenta o moderada.

“Si las tasas empiezan a aumentar más de 30 o 40 puntos base y el dólar se dispara a 17.70 o 18 pesos, quizá Banxico esté forzado a subir”.

Pero si la Reserva Federal manda la señal de que las condiciones no están para un aumento agresivo —escenario que espera Barclays— el peso también puede apreciarse.

Banxico, incluso, podría esperar hasta la mitad de 2016 para incrementar su tasa de referencia.

“Creemos que hasta junio sería la primera subida en México, en el escenario donde la Fed quita incertidumbre en los mercados”.

Crecimiento de 3%, hasta 2017

Barclays estima que México cierre 2015 con un crecimiento de 2.5% del PIB y si la desaceleración de manufacturas es moderada, mantenga el ritmo de crecimiento de 2.5%. En 2017, Oviedo prevé que la economía mexicana alcance un crecimiento de 3% tras una estabilización del precio del crudo.

El tipo de cambio seguirá volátil antes del miércoles, pero tras la decisión de la Fed, Oviedo espera que el peso esté más estable. Sin embargo, recordó que no sólo el aumento de las tasas afecta a la moneda mexicana: también el precio del crudo.

La semana pasada, el petróleo mexicano perdió 14.5% en una semana.

La mezcla mexicana cerró la sesión de este viernes con un precio de 27.74 dólares por barril, nivel cercano al observado en diciembre de 2008, cuando su precio se ubicó en 26.23 dólares.

Pero El precio del Brent puede recuperar terreno y ubicarse en 60 dólares al cierre de 2016. Esto podría ayudar a que la mezcla mexicana llegue a 55 dólares el próximo año.

 

Siguientes artículos

shell
Shell está a un paso de fusionarse con BG Group
Por

Shell está muy cerca de fusionarse con BG Group, por lo que competiría con Exxon Mobil como la principal petrolera globa...