El Departamento del Trabajo dijo que su índice de precios al consumidor avanzó un 0.2% el mes pasado tras un incremento similar en febrero.

Reuters

Los precios al consumidor en Estados Unidos (EU) subieron en marzo por segundo mes consecutivo debido a aumentos en el costo de la gasolina y de la vivienda, señales de cierta inflación que deberían mantener a la Reserva Federal en curso a comenzar un alza de las tasas de interés este año.

PUBLICIDAD

El Departamento del Trabajo dijo el viernes que su índice de precios al consumidor avanzó un 0.2% el mes pasado tras un incremento similar en febrero.

Los aumentos de precios se verificaron en varios sectores en marzo, lo que sugiere que una tendencia desinflacionaria reciente ya ha llegado a su fin.

En los 12 meses hasta marzo, el IPC bajó 0.1% tras permanecer sin cambios en febrero.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el IPC subiría  0.3% en marzo respecto a febrero y que se mantuviera estable en la comparación interanual.

El avance de precios en marzo probablemente fortalezca la visión que ha mantenido durante largo tiempo la Fed, de que la inflación se moverá gradualmente hacia la meta del banco central estadounidense de 2% a medida que se disipa el efecto de los precios más bajos de la energía.

La Fed ha dejado las tasas de interés a un día en cerca de cero desde diciembre de 2008, pero varios funcionarios han dicho que probablemente se considere un alza de las tasas en la reunión de política monetaria de junio.

Pero una serie reciente de datos económicos débiles, incluyendo las nóminas no agrícolas de marzo, dejaron a muchos economistas con la idea de que no habrá un endurecimiento de la política monetaria antes de septiembre.

El llamado IPC subyacente, que excluye los costos de la energía y de los alimentos, aumentó 0.2% en marzo tras un incremento similar en febrero. En los 12 meses hasta marzo, el IPC subyacente se elevó 1.8% el mayor avance desde octubre.

Los precios de la gasolina subieron 3.9%, la mayor alza desde febrero de 2013, después de elevarse 2.4% en febrero. Los precios de los alimentos bajaron 0.2% el mes pasado.

En tanto, los costos de vivienda subieron 0.3% en marzo. Eso, junto con los precios más altos de la energía, respondió por buena parte del avance del IPC el mes pasado.

Es probable que en los próximos meses haya más alzas de los costos de la vivienda, ante el aumento de la demanda por alquiler.

También hubo incrementos en los precios de vehículos motorizados, autos y camionetas usados y servicios de salud.

Los costos de la vestimenta subieron, al igual que el de los muebles, mientras que los de los pasajes aéreos cayeron  1.7%.

 

Siguientes artículos

Caída temporal de Bloomberg pega a mercados
Por

La falla en su servicio de información financiera afectó a las acciones de Europa y pospuso algunas emisiones de deuda d...