La inflación en la eurozona se incrementó en diciembre más rápido de lo que se esperaba, al subir un 1.1% interanual, que muestra una aceleración brusca desde el alza anual de 0.6% en noviembre y 0.5% en octubre, de acuerdo con la estimación de la Eurostat.

La oficina de estadísticas de la Unión Europea indicó que esta alza en los precios al consumidor se vio impulsada principalmente por los mayores costes de energía, así como por alimentos, alcohol y tabaco y servicios.

El Banco Central Europeo (BCE) busca mantener la inflación por debajo, pero cerca del 2.0%, por lo que ha estado comprando mensualmente 60,000 millones de euros de bonos de gobiernos de los 19 países que comparten el euro, para inyectar más dinero al sistema bancario y estimular el incremento de precios en la economía.

El dato da otro motivo para que el BCE mantenga las tasas de interés estables en su próxima reunión del 19 de enero, y se espera que reitere su programa de expansión cuantitativa y de compra de bonos tal y como lo dejó en su última reunión de diciembre.

PUBLICIDAD

Los datos de la Eurostat estiman que los precios de la energía saltaron 2.5% interanual en diciembre, el primer aumento en más de un año, mientras que los precios de alimentos, alcohol y tabaco subieron 1.2%, y los servicios se encarecieron un 1.2% más que el año anterior.

Por otra parte, el factor que contuvo la inflación fue el de los bienes industriales no energéticos, cuyos precios subieron sólo un 0.3% interanual, igual que en los cuatro meses anteriores.

En cuanto al IPC subyacente, que excluye comida, energía, alcohol y tabaco, se produjo una inesperada subida del 0.9%, ligeramente por encima del 0.8% que preveían los analistas.

 

Siguientes artículos

Compañías de China llegan de manera silenciosa a México
Por

“Si nos cierran la frontera del norte, pues vamos a mirar al oriente”, tira Sergio Ley López, presidente de la Sección E...