Ayer, el INEGI informó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó en junio un incremento de 0.11 por ciento y una tasa de inflación anual de 2.54 por ciento. Sigue muy baja. Los productos que más bajaron fueron el limón, el tomate verde, la uva y el huevo. El mismo mes de 2015, la inflación fue de 0.17 por ciento mensual y 2.87 por ciento anual. En apariencia, no habría ningún problema.

No obstante, sí lo hay cuando revisamos más a fondo. El índice de precios subyacente mostró un aumento mensual de 0.25 por ciento y anual de 2.97 por ciento.

Dicha inflación subyacente se calcula excluyendo los bienes y servicios con precios más volátiles o que no son determinados por el mercado. Así, los grupos que se dejan fuera son: los agropecuarios, energéticos y las tarifas autorizadas por distintos niveles de gobierno. Por eso es esta inflación sobre la que debemos poner mayor atención, porque nos da luz sobre la tendencia de los precios, tanto al alza como a la baja.

En este caso lo que preocupa es que desde noviembre del año pasado, salvo en febrero, la inflación subyacente ha sido más alta que la inflación general. Según el INEGI, en junio esta situación se mantuvo, pues como le digo, la inflación general fue de 2.54 por ciento mientras que la subyacente llegó a 2.97, superior incluso al 2.93 por ciento de mayo. Va para arriba.

PUBLICIDAD

Asimismo, durante el mes pasado el Índice Nacional de Precios Productor Total (INPP), excluyendo petróleo, registró un incremento mensual de 0.96%, alcanzando una tasa anual de 5.62 por ciento. Muy preocupante.

En junio de 2015 esa cifra fue de sólo 3.17% anual. O sea, junio de este año contra el del año pasado, el crecimiento de la inflación al productor fue 77 por ciento mayor (ver gráfico del INEGI).

inppEntre los bienes que tuvieron mayores alzas y contribuyeron al resultado elevado del INPP destacan el aguacate, con un alza mensual de 51.25%; el transporte aéreo de pasajeros, con 22.58%; la turbosina, 15.83%; la plata, 5%, y la lámina de acero, que subió 10% mensual.

¿Qué significa lo anterior? Que la inflación es un gigante que apenas empieza a crecer, pero que será una constante en los próximos meses y años.

Banco de México (Banxico) ya empezó (e hizo bien) a meter el freno con el alza de su tasa de interés de referencia en 50 puntos base, que erróneamente algunos analistas ven como una herramienta que se usa con la intención de bajar el precio del dólar. No es así.

Como quiera, se refuerza nuestra recomendación a los lectores de NO quedarse en ahorros e inversiones en pesos, ni siquiera en las Afore –que de nuevo están en campaña para atraer ahorro-. El panorama es negro para el poder de compra de nuestra moneda, pero lo es también para la mayoría de los valores en los que las sociedades de inversión ponen el dinero.

Ya lo sabe. Siga este blog y nuestras redes sociales para conocer alternativas reales de refugio financiero. Que la inflación y la crisis no lo tomen por sorpresa.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @memobarba

Facebook: Inteligencia Financiera Global

Blog: GuillermoBarba.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cuánto vale vivir el clic?
Por

En 2009, una cámara compacta costaba entre 2,000 y 3,000 pesos; hoy vale 1,200. Sin embargo, el mercado ha migrado y adq...