La tasa anual de inflación en el bloque que comparte el euro fue de un 0.5% en marzo frente a 0.7% de febrero, dijo Eurostat.

 

Reuters

BRUSELAS – La inflación de la zona euro se desaceleró sorpresivamente en marzo a su nivel más bajo desde noviembre del 2009, de acuerdo a datos difundidos el miércoles, lo que mantendría la presión sobre el Banco Central Europeo para que intervenga si los precios no rebotan.

PUBLICIDAD

La tasa anual de inflación en el bloque que comparte el euro fue de un 0.5% en marzo frente a 0.7% de febrero, dijo la oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat.

La mayor alza en los precios se observó en los sectores del tabaco, los restaurantes y bares, y también en la leche, el queso y los huevos.

Los precios más bajos se vieron en el combustible para calefacción, las telecomunicaciones y el combustible general.

En toda la zona euro se vio una profunda disparidad. En países como Grecia se registró una caída en los precios de un 1.5%, mientras que en Chipre fue de 0.9%.

Las tasas de la inflación en Austria (1.4 %), Malta (1.4 %) y de Alemania (0.9 %) estuvieron más cercanas a la meta del BCE de niveles levemente inferiores a un 2 %.

La inflación ahora ha estado bajo un 1% -en la “zona de peligro” del BCE- por seis meses seguidos, lo que hace suponer que el banco tendrá que tomar más medidas.

En la última semana, los consejeros del BCE dijeron que el banco estaba listo para aplicar medidas no convencionales, para evitar que la inflación se mantenga baja por demasiado tiempo.

La fortaleza de la moneda única contra el dólar abarata las importaciones y derriba los precios que los europeos pagan por bienes y servicios.

Y, si bien eso le puede dar más poder de compra a los hogares en el corto plazo, el BCE quiere evitar una baja en las expectativas inflacionarias.

 

Siguientes artículos

Rusia y China limitan ventas de Danone en primer trimestre
Por

Las ventas sobre una bases comparable del grupo ajustadas por efectos de divisas y adquisiciones crecieron un 2.2% en un...