Medir la actividad económica es una problemática, un reto en todo el mundo. ¿Qué significa para la presidenta del Inegi que haya sido elegida como integrante de la Mesa Directiva de la Comisión de Estadística de la ONU? 

A principios de marzo se celebró la sesión anual de la Comisión de Principios de Naciones Unidas, uno de los cuerpos más importantes desde la creación de esta organización, y México ha jugado un papel muy importante a lo largo de los años y participa en estas sesiones. Y ahora, en reconocimiento al trabajo internacional del Inegi, no solamente dentro de Naciones Unidas, sino también en organismos regionales donde participamos de manera muy activa, como la Conferencia de Estadísticas de las Américas organizada por la Cepal, también somos miembros del Comité Ejecutivo de Estadísticos Europeos, es decir, tenemos una relevancia a nivel global por varias razones. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

La primera es, por supuesto, la producción de estadísticas, pero también la producción de información geográfica. Somos solamente dos institutos a nivel global los que tenemos integradas la estadística y la geografía: el IBGE de Brasil y el Inegi de México. Eso hace que nuestro instituto esté a la vanguardia de muchos de los temas de información geoespacial; y en reconocimiento de esa actividad, pues nos eligieron redactores de la sesión, lo cual, además de ser un honor, es un trabajo muy interesante porque está uno al tanto de todo lo que se discute en la sesión, lo que aprueban todos los de la Comisión, todos sus miembros, y, sobre todo, sirve como interlocutor entre los participantes y la toma de decisiones que al final va al Consejo Económico y Social [Ecosoc], otro organismo de Naciones Unidas, para que luego se conviertan en resoluciones del organismo.

¿Cuáles son los principales retos en materia de indicadores económicos en México? 

Creo que uno de los temas más importantes es llevar la información que se usa para la toma de decisiones; no se produce sólo por el gusto de tener un indicador, sino porque esos indicadores, esos programas estadísticos, van directamente a la toma de decisiones del sector público, del sector privado, de las familias. Y entonces, claro, es necesario producir información oportuna, pero no puede privar solamente ese criterio. También tenemos que cuidar que esa información sea de la más alta calidad y, entonces, hay que guardar los equilibrios ahí entre la calidad, saber que hemos adoptado las mejores metodologías, las mejores prácticas y que podemos estar entregando información oportuna. En el caso económico, por ejemplo, no solamente seguimos produciendo las cifras del PIB como ustedes las conocen de manera anual, de manera trimestral, desagregada a nivel de entidad federativa. Pero lo que hemos estado haciendo, y es donde el Instituto ha ido caminando, es justamente en indicadores adelantados. ¿Que cómo lo hacemos? Pues, con técnicas de ciencia de datos, con el hecho de tener indicadores que nos adelantan la formación, y luego, producir lo que usualmente producimos. Así, tenemos indicadores adelantados en manufactura, consumo privado que les están dando información a los tomadores de decisiones para que no tengan que esperar el resultado trimestral o el anual. 

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

¿Qué responsabilidad tiene el Inegi como proveedor de la materia prima, pongámoslo así, de los datos para los economistas de México y no solamente de

Bueno, en realidad no es sólo para los economistas: es para todos los tomadores de decisiones, economistas o no. La información que generamos es información sociodemográfica, información geográfica, información de gobierno, de seguridad pública, de justicia y, por supuesto, económica. Pues sí, hay una enorme responsabilidad del Instituto, y es por eso que son tan importantes los estándares. Es una manera en que estamos garantizando de manera continua que estamos entregando la información de la mayor calidad posible. Independientemente de cualquier circunstancia, siempre estamos dando a conocer qué es lo que estamos midiendo a través de los metadatos. Es decir, no solamente publicamos las cifras, sino que le decimos al usuario qué es lo que estamos midiendo, cuándo lo levantamos, cuándo lo medimos, qué metodología utilizamos y cuál es nuestra muestra, en el caso de encuestas, o qué es lo que hicimos, en el caso de los censos. 

¿Y la autonomía del Inegi está asegurada? 

Absolutamente. La autonomía está absolutamente garantizada por varios componentes, y no uno nada más; es decir, hay una arquitectura institucional que permite esta autonomía y que de hecho le da un plus al Instituto. ¿A qué me refiero? La autonomía del Instituto nace o está plasmada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, por principio de cuentas, pero no sólo. La autonomía también está plasmada en nuestra ley, la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica, y en cómo tomamos las decisiones. Las decisiones se toman a partir de órganos colegiados; no es una persona, no es la presidencia del Instituto quien decide publicar o levantar una encuesta. ¿Que si podemos mover las cifras? Pues… nunca lo haremos, en realidad, ni de un lado, ni del otro, porque tendríamos que atravesar todo el proceso de decisión que comienza con nuestros comités técnicos especializados, donde se determina qué metodología vamos a utilizar. Comités en los que, además, participan no solamente funcionarios del Inegi, sino de todo el gobierno federal, de algunos gobiernos estatales y de algunos gobiernos municipales. Pero también en los comités ejecutivos que están presididos por cada uno de los cuatro vicepresidentes de la Junta de Gobierno y del Instituto. 

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Y, finalmente, para que la información de un programa estadístico o geográfico sea determinado o definido como una información de interés nacional, ésta tiene que ser aprobada por la Junta de Gobierno. Es decir, existe toda una arquitectura, todo un entramado institucional que permite que las decisiones no provengan ni de una persona solamente, ni que se dé de un día para otro.

 

Siguientes artículos

P-W mayo pag.77
Economía: la ciencia de la elección
Por

Los economistas han planteado soluciones a grandes problemas y preguntas complejas, una responsabilidad que no es trivia...