Gracias a la expansión en más de un 3% en la economía de Reino Unido durante 2013, el BoE tomó la decisión de continuar sin cambios con su programa de compras de bonos; las tasas seguirán en mínimos de un 0.5% hasta que el que el desempleo baje.

 

Reuters

LONDRES – El Banco de Inglaterra dejó sin cambios su política monetaria y se ciñó a su plan de mantener las tasas de interés en un nivel mínimo récord hasta que se consolide la rápida recuperación económica que ha experimentado el país.

PUBLICIDAD

El año pasado, Reino Unido pasó de estar rezagado a convertirse en un líder en términos de crecimiento entre las mayores economías mundiales.

La economía británica se está expandiendo en más de un 3% en términos anualizados, aunque existen preocupaciones de que la recuperación pueda ser insostenible, especialmente debido a que el crecimiento de los salarios permanece débil.

El Banco de Inglaterra (BoE, por su sigla en inglés) dijo en agosto que no consideraba elevar las tasas hasta que el desempleo bajara a un 7%, pero desde entonces la desocupación ha retrocedido mucho más rápido de lo esperado.

No obstante, la inflación también ha caído a muy cerca de su meta de un 2%, lo que ha reducido la presión sobre el BoE.

En su reunión de dos días que terminó el jueves, el Comité de Política Monetaria del banco mantuvo las tasas de interés en un 0.5%, como esperaban todos los economistas consultados en un sondeo de Reuters.

Además, el BoE mantuvo sin cambios su programa de compras de bonos en 375,000 millones de libras esterlinas (618,000 millones de dólares).

El comité de política monetaria no emitió una declaración tras su anuncio.

El repunte de la economía británica contrasta con la situación en la zona euro, su principal socio comercial, donde se espera que el Banco Central Europeo use una conferencia de prensa el jueves para recordar a los inversores que podría aliviar la política monetaria aún más.

El ritmo de la recuperación británica ha contribuido a que la libra se fortalezca un 5% frente al euro y un 10% frente al dólar.

El gobernador del BoE, Mark Carney, y otros funcionarios del banco central británico han dicho en reiteradas oportunidades que un umbral de desempleo de un 7% no sería tampoco un mecanismo automático para un alza de tasas.

Carney ha remarcado que el BoE cuenta con una serie de herramientas que podría usar para abordar cualquier problema en el mercado inmobiliario británico, que se recupera rápidamente, como reducciones de los créditos hipotecarios, sin recurrir al aumento de tasas de interés.

Datos publicados más temprano el jueves mostraron que el déficit comercial, otro punto débil de la recuperación británica, apenas se redujo en noviembre, aunque las exportaciones a sus principales socios en la zona euro se aceleraron.

 

 

Siguientes artículos

CES 2014: el tamaño importa… y la marca también
Por

El medio es el mensaje, aseguró alguna vez Marshall McLuhan, quien no imaginó el tamaño que tendrían alguna vez los tele...