Más que perfeccionar soluciones y adaptar servicios, innovar implica la capacidad de reformular y recrear, de forma constante, lo que se está haciendo.

 

Esta época es muy propicia para analizar las principales tendencias que guiarán a la industria de tecnología en 2015 y en los siguientes años. Temas tales como el Internet de las Cosas, big data, wearables, computación en nube, impresión 3D, software-defined everything y BYOD (bring your own identity) aparecen en los informes de las grandes consultorías del mercado.

Sin embargo, en todas esas tendencias se incorpora un componente crucial: la innovación. Esta es la palabra que debe permear todos los sectores de la economía. La innovación tiene un papel vital para que las empresas consigan superar desafíos críticos en sus áreas de actuación, mejorar la eficiencia de costos e invertir asertivamente para crecer, generar empleos e ingresos.

¿Pero qué significa innovación? Diría que más que perfeccionar soluciones y adaptar servicios, innovar implica la capacidad de reformular y recrear, de forma constante, lo que se está haciendo. Innovar es la valentía de rasgar el papel y comenzar todo de nuevo en una hoja en blanco si es necesario. Una empresa necesita revaluarse periódicamente y, por más que el equipo en campo esté ganando, si existen nuevas posibilidades es necesario cambiar la táctica del juego.

Para el gran gurú de la administración, Peter Drucker, la innovación con base en el conocimiento puede ser gestionada y su éxito depende de un análisis cuidadoso de las diversas formas de conocimiento necesarias para hacer que la innovación sea posible. La práctica constante de la innovación defendida por Drucker es una regla de los tiempos actuales.

Sin embargo, innovar constantemente es justamente uno de los mayores desafíos de las empresas. Tal vez porque se imaginan que la innovación debe nacer obligatoriamente en los escritorios de los altos ejecutivos de las compañías. Eso también es posible, pero, en general, quien está en la línea del frente –en contacto directo con clientes, asociados, proveedores y otros públicos de interés– tiene mucho más conocimiento sobre la actividad de la empresa y, por lo tanto, puede contribuir significativamente con ideas innovadoras para perfeccionar el negocio, o incluso transformarlo completamente. Basta que esas personas estén motivadas y sean motivadas a hacerlo.

En este sentido, creo que cabe a los líderes el papel de agentes movilizadores y facilitadores de innovación en las organizaciones. Esto pasa por iniciativas muy sencillas, como conocer bien a los empleados, conocer sus aspiraciones, sus propósitos y anhelos, promover el espíritu de equipo y colaboración, adoptar una política de puertas abiertas, y con eso establecer una relación de confianza y transparencia con los equipos. También es función de los líderes lanzar desafíos constantes para que los profesionales incorporen la innovación como algo inherente a sus actividades. Finalmente, recompensar a las personas por las buenas ideas e iniciativas cierra el ciclo de promoción de la innovación.

El filósofo griego Platón dijo que “la necesidad es la madre de la innovación”. Pero si podemos adoptarla como parte integrante de nuestras actividades, ¿por qué esperar? El desafío está lanzado.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: helcio.beninatto

Blog de la empresa: Unisys

Página de la empresa: Unisys

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

AMLO Sinaloa
No se protege a ningún grupo como sucedía con Calderón: AMLO, sobre violencia en Sinaloa
Por

El presidente López Obrador señaló que la estigmatización de la entidad como violenta 'no corresponde a la realidad', ya...