En Tamaulipas hay personas que se van de su tierra natal para buscar un mejor trabajo o educación en otras entidades, sin embargo, hay otras que se mudan por motivos de seguridad, sobre todo aquellas con negocios propios, para evitar ser víctimas de extorsión, cuentan personas de Ciudad Victoria.

“A veces la gente busca otro lugar para vivir. Ahí muchos negocios están cerrando, la vida nocturna es muy reducida, a media noche ya no se pueden salir a las calles por miedo. En los últimos cinco años o más se ha vivido la inseguridad. Las personas ya dejaron de sentirse seguras”, narra Paco, un joven que vivía en dicha ciudad y se mudó al antes llamado Distrito Federal por motivos laborales.

La situación de violencia también ha llegado a empresas de gran tamaño, que se han visto obligadas a cerrar centros de distribución, parar operaciones o, incluso, frenar su expansión en algunos puntos del país.

El pasado 3 de mayo, la firma de lácteos Lala suspendió de manera temporal su centro de distribución en Ciudad Mante, Tamaulipas. “Las condiciones de seguridad en la ciudad no eran las adecuadas para seguir operando. La compañía está colaborando con las autoridades para reiniciar actividades en cuanto sea posible”, indicó la empresa mexicana.

PUBLICIDAD

De igual manera, desde el 23 de marzo de 2018, Coca-Cola Femsa cerró de manera indefinida sus operaciones en Ciudad Altamirano, Guerrero, donde tiene alrededor de 160 colaboradores. Ello ha generado una pérdida de aproximadamente 30 millones de pesos (mdp) por mes en sus ingresos.

“La medida se toma tras dos meses de hostigamiento de grupos delincuenciales hacia nuestros colaboradores y ante la ausencia de un estado de derecho y prevalencia de la impunidad…La empresa rechaza enérgicamente toda acción de violencia en contra de sus colaboradores, familias y comunidades donde opera; lamenta profundamente que la ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región, la lleve a detener sus labores en un territorio en el que ha tenido presencia por más de cuatro décadas, generando valor económico y social a sus clientes, consumidores, comunidad, colaboradores y familias”, añadió la refresquera a través de un comunicado.

Te recomendamos: Exclusiva | Coca-Cola Femsa revela la causas del cierre de la planta en Guerrero

Por su parte, Farmacias del Ahorro no ha logrado entrar a algunos puntos de la República Mexicana, como el norte de Tamaulipas, por la inseguridad.

“Faltan otras zonas en las que no hemos podido entrar por la violencia que existe en este país, pero estaremos tratando siempre de crecer y cubrir todas las poblaciones, sobre todo las intermedias, donde hay más necesidad de que llegue medicina más barata”, dijo Max Leonardo, quien dirige la cadena de farmacias, en entrevista con medios.

Hasta mediados de 2017, Pfizer, que fabrica productos como Advil y Viagra, fue una de las víctimas del robo de medicamentos en el país, sobre todo en el Estado de México. Pues ese año alrededor de tres camiones del laboratorio farmacéutico fueron sustraídos en la entidad, dos de los cuales se recuperaron gracias al uso de tecnología electrónica, mientras que uno más con la mercancía, que esperaba a las afueras de un Walmart “La Luz”, ya no se recuperó, de acuerdo con una pasada entrevista con la compañía.

En el mes de abril se registraron alrededor de 7,404 casos de robo a negocio en el país, así como 2,343 homicidios y 513 incidentes de extorsión, de acuerdo con datos de la organización Semáforo Delictivo.

Especialistas aseguran que la inseguridad en algunas regiones es uno de los factores que ha ocasionado que México no incremente su competitividad de la misma manera que otros países de Latinoamérica para que empresas extranjeras inviertan, junto con la complejidad administrativa para operar un negocio.

Te puede interesar: Inseguridad y dificultades administrativas, los retos para inversionistas en México

De acuerdo con una encuesta de Baker McKenzie a 125 ejecutivos sénior de Norteamérica, Europa y Asia, Chile se posiciona como el país de la región latinoamericana que ofrece el mejor ambiente de negocios para llevar a cabo operaciones como adquisiciones de empresas, con un 43% en 2018 frente al 27% de 2017 (16 puntos porcentuales más); mientras que México se encuentra en el segundo sitio, con 31% desde 23% (8 puntos porcentuales más). Colombia se encuentra en la tercera posición, le siguen Brasil, Perú y Argentina.

“La parte de seguridad y violencia puede ser un factor en algunas ocasiones (en México), dependiendo de dónde se establezca un negocio…La falta de simplificación administrativa para obtener autorizaciones de operar un negocio en México también impacta. En el país hemos progresado y registrado avances en ese tema, pero todavía falta. Estamos compitiendo con países que han puesto atención a estos temas”, opinó Carlos Valencia, socio de Fusiones y Adquisiciones en Baker Mckenzie.

 

Siguientes artículos

¿Qué opina el sector energético sobre AMLO y las elecciones?
Por

Forbes México ha preguntado y recopilado los comentarios de los principales actores del sector sobre sus preocupaciones...