Decidí incorporar a mis clases sobre “Premium and Luxury Entrepreneurship” en IE Business School un debate sobre la difusa frontera entre la copia, plagio e inspiración hace unos años a raíz del caso de la diseñadora francesa Isabel Marant.

Ya nos habíamos acostumbrados a que unas marcas demandasen a otras por copia o plagio. El caso Laboutin que defiende la suela roja como su seña de identidad y que no dudó en enfrentarse a la todopoderosa Saint Laurent cuando lo incorporó a sus zapatos. Karl Lagerfeld fue alertado por New Balance cuando quiso poner su sello en forma de “K” en la colección de zapatillas de deporte puesto que esta seña tenía gran similitud gráfica con la “N” que esta graba en sus modelos desde hace décadas. También el caso de Adidas versus Marc Jacobs por utilizar sin permiso sus cuatro rayas, símbolo de la marca, en algunas prendas de la colección de 2015. O el de Custo Barcelona que ha acusado a Desigual no solo de plagiar sus diseños sino también de copiar su estrategia de expansión.

Este fue un caso diferente. El caso de Isabel Marant era distinto. El demandante no era otra marca. Eran un pueblo indígena mexicano, en concreto la comunidad Mixe de Santa María Tlahuitoltepec en México. La diseñadora presentó en su colección de PV2016 una blusa que incorporaba el bordado tradicional de la cultura mixe mexicana. Encajaba completamente en el estilo boho chic por el que es conocida. El hecho no tuvo más repercusión hasta unos meses después cuando representantes de la comunidad mixe demandara a la marca por el uso de propiedad intelectual sin permiso. Los bordados de las blusas eran muy similares a las túnicas que visten las mujeres de la comunidad Mixe de Santa María Tlahuitoltepec, al sur de la República Mexicana y podían acreditar que este tipo de bordados pertenece a su cultura desde siglos y confirmar que no habían sido informados ni remunerados por su uso. La diseñadora alegó que lo que habían hecho era inspirarse en esto pero que no podía considerarse un plagio.

Siguiendo el método del caso que es que utilizamos en IE para enseñar a los alumnos de MBA, les planteé esta situación y les pedí que valoraran de que se trataba. Debo decir que no les cupo duda y para todos ellos, 26 estudiantes de Singapur Management University que realizaban un programa de intercambio en IE, se trataba de un plagio.

Hoy el tema vuelve a estar de actualidad en España después de que una conocida presentadora llevara un atrevido vestido al que se le ha encontrado inspiración en otro anterior. Existe una regulación para proteger la propiedad intelectual de un diseño original de una marca y resolver estos temas. Es estos casos cada una de las marcas defiende su territorio, su identidad, valor de marca.

En el caso de los bordados de la comunidad mixe incorpora además un tema no tan regulado sobre patrimonio inmaterial. ¿Como se defiende le patrimonio material de una cultura, sus tejido o dibujos tradicionales? ¿Forman parte ya de la historia? ¿O tienen derechos sobre ellos? Creo, como mis alumnos, que Isabel Marant debía haber pedido el permiso a las mujeres mixe. Creo que debía haber llegado a un acuerdo compensatorio por el uso. Creo que no lo hizo por mala fe o con afán de apropiarse de algo ajeno. Creo que simplemente ni lo consideró. Si alguien en su equipo le hubiera alertado de que los motivos habían sido utilizados por otra marca quizás esto habría levantado la guardia por el temor a las repercusiones legales. En el caso del patrimonio cultural, simplemente ni siquiera hubo un reconocimiento de que era propiedad ajena.

Lo bueno de este caso es que puso el tema sobre la mesa impulsando a las etnias a defender estos patrimonios como lo hacen las marcas. Gracias Isabel Marant.

 

Publicidad

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @MARIAGIRON

Página web: Observatorio del Mercado Premium IE

Página personal: María Eugenia Girón

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

5 de cada 10 gasolineras verificadas dan litros incompletos: Profeco
Por

Las gasolineras que entregan litros incompletos a los consumidores mexicanos enfrentan sanciones económicas de hasta 4.1...