El mayor fabricante de chips del mundo  domina la industria de computadoras,  pero se demoró en adaptar sus chips para teléfonos inteligentes y tabletas.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

 

Intel Corp elogió  sus nuevos procesadores enfocados en equipos médicos, sistemas de entretenimiento para automóviles y otros aparatos fuera de su segmento central de computadoras personales.

La firma  y otras compañías de tecnología han apostado a lo que llaman el “internet de las cosas” – la tendencia a conectar desde las balanzas del baño hasta robots de fábricas y el sistema de ventilación de edificios a internet – que crearía una masiva demanda de nuevos artefactos electrónicos y programas en los próximos años.

Casi una decena de fabricantes de electrónica empezaron a usar el nuevo chip Atom E3800 de Intel, una variante de los procesadores de baja potencia de la firma para móviles, dijo Ton Steenman, administrador general del Intelligent Systems Group de Intel, a periodistas en un evento.

“Nos permitirá llegar a un nuevo conjunto de aplicaciones y miles de millones de aparatos que nunca pudimos hurgar antes”, dijo Steenman del nuevo chip.

También indicó que los chips Atom estuvieron disponibles este trimestre y ofrecen características útiles en las máquinas industriales, como corrección de errores y la capacidad de soportar altas temperaturas.

Un chip más pequeño y de menor potencia, parte de la línea Quark recientemente anunciada por Intel de componentes de baja potencia, comenzará a embarcarse el primer trimestre del 2014.

Intel, el mayor fabricante de chips del mundo, domina la industria de computadores pero se demoró en adaptar sus chips para teléfonos inteligentes y tabletas.

La compañía con sede en Santa Clara, California, se apresuró a buscar nuevos mercados para mantener las plantas de fabricación de miles de millones de dólares cerca de su capacidad máxima y así proteger su envidiable margen bruto del 63%.

Steenman no quiso decir cuándo espera que los chips de la línea “internet de las cosas” entregue ventas importantes para Intel, que tuvo ingresos por 53,000 millones de dólares el año pasado. Tampoco quiso ahondar en cuánto cobrará Intel por los chips.

Patrick Moorhead, analista de Moor Insights and Strategy, estimó que los chips Atom podrían venderse entre 20 y 50 dólares cada uno, mientras que los chips Quark podrían estar cerca de los 5 dólares por pieza.

En comparación, los potentes y rentables chips Xeon de Intel para servidores suelen venderse por cientos o miles de dólares cada uno.

 

Siguientes artículos

Obama nominará a Yellen para presidir la Fed
Por

Un oficial de la Casa Blanca filtró información sobre la nominación de la vicepresidenta de la junta de gobernadores de...