Hace unas semanas revisábamos una estrategia para una multinacional global de consumo masivo, desarrollada por una empresa muy relevante en el mercado. Meses de pensamiento, que por supuesto terminaron en conclusiones interesantes además de muy relevantes para el negocio. 

Al salir de la junta abrí ChatGPT con mi cliente, le hicimos la misma pregunta que inspiró el proyecto… y en 30 segundos generó -casi- las mismas conclusiones generales que la consultora nos trajo. “Que miedo, eventualmente nos vamos a quedar sin trabajo” me dice un ejecutivo corporativo de esos que toman decisiones.

“No… al contrario, hay que pensar que dentro de muy poco nos vamos a ahorrar 1/3 del tiempo y presupuesto haciendo un proyecto… porque dejaremos de pagar porque nos hablen Bullshit…”

Silencio en la mesa. Entre miedo, aceptación, y la inevitable sensación de oportunidad combinada con la ansiedad de quedarse afuera. Habíamos entendido que el mejor ejecutivo de esta sesión de trabajo no era humano.  

ChatGPT, lanzado a fines de noviembre del año pasado, logró los 100 millones de usuarios activos mensuales en enero, según Similarweb. Lograr el centenar de millones a Instagram le tomó dos años y medio y a TikTok nueve meses.

OpenAI, propietario de ChatGPT (que ya recibió una inversión de 10 billones de dólares por parte de Microsoft), se convirtió hace unas semanas en uno de los 50 sitios web más visitados del mundo, según Digital-adoption.com. 

Para muchos la Inteligencia Artificial Generativa, será la tecnología que dará el siguiente gran salto para la humanidad, la cual se basa en métodos de aprendizaje automático y profundo que recogen información sobre determinados elementos que después se utilizarán para generar otras ideas, totalmente nuevas y realistas.

Así como hace una década los trabajadores manuales (o ‘blue collars’) lograron por la economía compartida que un coche privado sea forma de sustento, o conseguir trabajos de mensajería y reparaciones desde apps, la Inteligencia Artificial impactará buena parte de funciones regulares y especificas de los profesionales ‘white collars’.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Las diferentes soluciones que casi diariamente se presentan incluyen la automatización de tareas como la entrada de datos, contabilidad y procesamiento de nóminas, trabajos en los sectores legal y financiero como la revisión y diligencia debida de contratos, y la verificación de su cumplimiento.

También se revisa como Asistente Ejecutivo, o incluso Project Manager. La llegada de ChatGPT a la suite de Microsoft Teams Profesional promete que podrá organizar informes de sesiones, asignar tareas, coordinar juntas, monitorear el cumplimiento de entregas, y apoyar la implementación de proyectos, de inicio a fin.

Y por supuesto todo lo considerado hoy como actividades elaboradas… crear insights de consumo, desarrollar ensayos académicos, contenido audiovisual, artículos periodísticos, ilustraciones y materiales visuales, análisis de mercados y categorías, disertaciones filosóficas, conceptos de innovación, campañas publicitarias, guiones, definiciones de objetivos y planes de negocios… 

Si tiene en cuenta que estamos ante la tecnología que todos los jugadores de la industria están apostando (todos pendientes de Google presentando a ‘BARD’), las grandes corporaciones indagan sus usos, y muchos profesionales comienzan a apropiar, es sólo cuestión de -poco- tiempo para que la Inteligencia Artificial multiplique exponencialmente su capacidad.

Beneficios… profesionales que podrán concentrarse en tareas más complejas y creativas, conduciendo a mayor productividad y eficiencia, así como ahorros en costos para las empresas desde muchos ángulos, incluyendo mano de obra: Según el Foro Económico Mundial, se espera que la Inteligencia Artificial desplace 85 millones de puestos de trabajo en todo el mundo para 2025.

Y por supuesto están las implicaciones en el sistema educativo, para Noam Chomsky se trata de “plagio de alta tecnología”, “una forma de evitar el aprendizaje”, y cuestiona “¿Cuál será el punto de aprender a escribir ensayos cuando la IA, que se espera mejore exponencialmente en el futuro cercano, puede hacerlo por nosotros?”

Vendrán tecnologías desarrolladas para la verificación de la autoridad intelectual ‘persona versus maquina’, validación de datos e información, y otros procesos para corroborar que sobreusar la Inteligencia Artificial no termine dando pie una nueva generación de profesionales menor calificados.

Para distintos futurólogos, una preocupación con respecto al impacto de la Inteligencia Artificial radica en el potencial desplazamiento laboral generalizado, que podría conducir a una agitación social y económica, con más profesionales luchando por encontrar posiciones en un mercado cada vez más competitivo e impredecible.

La Inteligencia Artificial llegó para transformar y omitirla será quedarse atrás. Se sigue preparando y construyendo conocimiento creativo, analítico, factual, estético, y estratégico de todo tipo y tema… Para -finalmente- ser el mejor ejecutivo en todas las sesiones de trabajo.

Y no… Este articulo no fue escrito por ChatGPT.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

*El autor es consultor global de negocios; enfocado en consumo masivo, estrategia competitiva, innovación, y prospectiva.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Metaverso
¿Cómo generar dinero en la era del Metaverso?
Por

Hasta hoy, toda la tecnología que ha desarrollado el hombre la ha logrado aprovechar y canalizar para crear nuevas herra...