Sin duda, el proceso de internacionalización de cualquier empresa  plantea la oportunidad de participar en nuevos mercados donde es factible crecer. Contar con una oferta exportable de calidad es un gran reto, pero no es el único.

 

Anteriormente hablamos de los enormes desafíos que se les plantean a las pequeñas y medianas empresas nacionales que desean participar en los esquemas de integración regional, basados en la desregulación y la apertura comercial.

Es claro que sin un apoyo substancial y orientación al mercado global, las pymes no pueden constituirse en el pilar para construir el camino hacia el desarrollo. Es necesario, entonces, que el gobierno, como complemento a las acciones de liberalización con políticas de apoyo a la exportación de productos con calidad, establezca claramente dentro de sus políticas comerciales la necesidad de entrar a todos los niveles del país en un sistema de competencia global y que otorgue un apoyo decidido en la industria para impulsar e incrementar las exportaciones de las Pymes.

PUBLICIDAD

Todo esto implica la reestructuración y modernización de la ideología liberal y la modernización del Estado, incluyendo la desburocratización, la privatización y la descentralización, buscando con ello aumentar la productividad y la competitividad de las condiciones nacionales, además de  mejorar la infraestructura, la educación y de profesionalizar a las instituciones.

Es el Estado quien debe tener el papel preponderante en la regulación de la economía, pero a la vez, el responsable de impulsar una estrategia que considere el fortalecimiento de un sistema nacional de calidad y de apoyo al uso de estándares internacionales en las actividades de producción de bienes, que les permita a las Pymes generar una oferta exportable que tenga una mayor oportunidad de acceso a mercados de países desarrollados.

Sin duda, el proceso de internacionalización de cualquier empresa  plantea la oportunidad de participar en nuevos mercados donde es factible crecer. Contar con una oferta exportable de calidad es un gran reto, pero no es el único.  Para potencializar las posibilidades de desarrollo y crecimiento, las empresas también deben contar con una gerencia, que esté plenamente identificada con este escenario, ya que una pyme que piense en ampliarse hacia afuera debe reunir, en principio, las siguientes características:

• Tener un producto de calidad y competitivo considerando estándares internacionales en su diseño y producción;

• Elegir el mercado teniendo en cuenta criterios como similitud, proximidad, expectativas de crecimiento, estabilidad, familiaridad o minimización del riesgo;

• Confiar el proceso a la persona idónea y al mejor equipo;

• Introducirse en el mercado elegido, una vez analizadas las distintas vías de acceso: exportación, explotación de licencia o inversión productiva;

• Decidir la estrategia internacional;

• Elaborar el plan de negocio;

• Decidir si se centralizan las actividades comerciales de producción y adquisición y, por último;

• Establecer los mecanismos adecuados de coordinación y control.

No es imposible lograrlo, la historia de diversos países desarrollados puede servir de ejemplo. La decisión de llevarlo a cabo en el mediano y largo plazo es lo complejo y toca a las empresas pequeñas y medianas identificar cuál es el mejor momento para empezar.

 

Contacto:

Twitter: @perez_munguia

[email protected] / [email protected]

www.nyce.org.mx

http://www.imece.org.mx/

 

Siguientes artículos

Yahoo! podría huir de Microsoft a los brazos de Google
Por

Marissa Mayer no se anda con rodeos, y el trato de Yahoo! con Microsoft para usar su motor de búsquedas no resulta tan b...