Los números reportados por la Amipci en materia de hábitos de los internautas plantean un panorama poco alentador de adopción del servicio. ¿Qué le falta a todo este universo para crecer y ser incluyente?

 

 

Con motivo del Día Mundial de Internet, la Asociación Mexicana de Internet (Amipci) publicó su 10º estudio sobre los hábitos de los internautas en México, y para los que esperábamos ver cambios drásticos respecto del estudio publicado en 2013, la verdad fue un poco decepcionante ver que casi todo sigue igual.

Uno de los puntos a destacar es que la Amipci concluye que a finales de 2013 en México había 51.2 millones de usuarios de Internet, lo que significó un aumento del 13% respecto al año anterior, ligeramente arriba del esperado 10%. No obstante, esta cifra difiere mucho de la calculada por el World Internet Project, que calculó 59.2 millones de internautas, lo que plantea una diferencia de ocho millones de personas entre ambos estudios.

Por otra parte, los nativos digitales siguen dominando el rango de edades, pues el 57% de los usuarios de Internet tiene menos de 24 años; la variación en este caso fue de sólo 2 puntos porcentuales, pues en 2013 el universo de participación de ese segmento llegaba al 55%.

El segmento que sí sufrió cambios fue el que comprende entre los 25 y 44 años de edad, pues en su conjunto crecieron de 31% a 39%. Por lo demás, casi todos los otros grupos siguen iguales. De la misma manera, la equidad de género se mantuvo y el acceso a la red es equitativo para hombres y mujeres.

Respecto al tiempo de conexión promedio diario, hubo un aumento de 26 minutos respecto del año anterior y hoy se calcula que un usuario se conecta alrededor de cinco horas y 36 minutos; sin embargo, aún está lejos del crecimiento de 67 minutos registrado en 2012.

Fuera de esos datos, casi todo lo que publica la Amipci se parece mucho a lo publicado el año anterior. Las tendencias se mantienen: la mitad de los usuarios prefieren conectarse a la red mediante dispositivos móviles y el lugar de conexión favorito es el hogar, seguido de cualquier lugar con conexiones Wi-Fi abiertas.

Si revisamos los estudios anteriores, casi siempre había sorpresas en la forma en la que Internet se consumía en México; los crecimientos entre segmentos eran notables y la conformación del universo respecto a los rangos de edad, conexiones móviles y de escritorio tenía variaciones significativas año con año.

Sin embargo, para 2014 el crecimiento se mantuvo y no hubo variaciones en tendencias. Quizás esto se deba a que el universo de Internet empieza a estabilizarse y asentarse, y que los hábitos de los usuarios ya no van a cambiar.

Esto significaría que apenas la mitad de la población tendría acceso a la red y que sólo la mitad de lo haría a través de dispositivos móviles, una tendencia que se encuentra muy por debajo de la escala mundial.

Para ser sincero, no me gustaría pensar que el crecimiento de Internet se ha ralentizado porque ha llegado a su límite y que la cantidad de usuarios de la red sólo se incrementaría conforme la población vaya aumentando.

Y si bien el crecimiento de los usuarios ha tenido un crecimiento, no es suficiente para cerrar la brecha digital tan profunda que existe en el país. ¿Qué le falta a todo este universo para crecer y ser incluyente? Políticas claras y un plan nacional de inclusión digital que realmente plantee acciones concretas y soluciones realizables. Fuera de eso, los números seguirán invariables como siempre.

Contacto:
Twitter: @sincreatividad

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México alcanzará crecimiento de 5%: Hacienda
Por

En los últimos 30 años la tasa de crecimiento en México alcanza en promedio apenas 2.3%, en los últimos 14 años, la tasa...