Los inventarios de petróleo de Estados Unidos bajaron por sexta semana consecutiva, reportó la Administración de Información de Energía de ese país (EIA, por sus siglas en inglés).

En un reporte dado a conocer este miércoles, la agencia indicó que las reservas comerciales de crudo sumaron 520.80 millones de barriles en la semana que terminó el 12 de mayo, una disminución de 1.8 millones de barriles.

La cifra de la caída es menor a las expectativas que tenían de analistas, quienes esperaban un declive de 2.4 millones de barriles, señaló Reuters.

La información detonó al alza los precios del petróleo. Los futuros del referencial estadounidense WTI repuntaron a un máximo intradía de 49.50 dólares por barril, en tanto que los precios del Brent británico operaban con un alza de 81 centavos, a 52.45 dólares por barril, agregó la agencia de noticias.

Por otra parte, la extracción estadounidense rompió una racha de 13 semanas de aumentos al caer a 9,305 millones de barriles por día (bpd), una disminución de 9,000 bpd.

La EIA también notificó que las importaciones crudo de Estados Unidos subieron en 577,000 bpd la semana pasada, en tanto que las exportaciones aumentaron en 400,000 bpd.

Las reservas de gasolina tuvieron una baja de 413,000 barriles. Analistas también esperaban que la cifra cayera entre 700,000 y un millón de barriles.

Los inventarios de productos destilados, que incluyen al diésel y al combustible para calefacción, bajaron 1.9 millones de barriles.

Aunado a esto, las existencias en refinería de Cushing, Oklahoma, que sirven de referencia para el petróleo comercializado en Nueva York, subieron en 35,000 barriles.

Pese a que los inventarios tuvieron una caída, el mercado esperaba que ésta fuera mayor, pues no se ha logrado abatir la sobreoferta de crudo en el mundo, lo cual buscan la OPEP y otros países productores de petróleo.

Lee también: Rusia y Arabia Saudita producirán menos petróleo hasta 2018

 

Siguientes artículos

De pobres políticos y de políticos pobres
Por

Se requiere, en gran medida, una ideología limpia de contaminaciones que promueva nuevas formas de hacer política.