El triunfo del candidato Republicano, Donald Trump, es una amenaza para la creación de empleo y bienestar, así como la atracción de inversión a México, advirtió Juan Pablo Castañón Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Existen amenazas reales, que atañen a intereses fundamentales de México, el empleo, la inversión, la generación de bienestar para los mexicanos, así como a principios y responsabilidades que tenemos como nación”, manifestó el empresario.

Según el representante del organismo cúpula, es de esperar que la incertidumbre persista por un tiempo, dado que “estamos ante una perspectiva desconocida o impredecible en un alto grado, por las disyuntivas que se esbozan”.

El desenlace del proceso electoral en Estados Unidos fue sorpresivo para la gran mayoría de los observadores, dentro y fuera de los Estados Unidos, reconoció el empresario.

PUBLICIDAD

“Pero más allá de cuál opción era mejor para el propio Estados Unidos, incluso para México, hay un hecho consumado, el cual debemos afrontar” sin oportunismos que dañen nuestras capacidades de acción y negociación, declaró Castañón Castañón.

El presidente del CCE pidió cerrar filas, con una visión clara de nuestros intereses y prioridades nacionales: una postura previsora y proactiva.

“No se vale querer sacar provecho político, económico o de intereses de la nueva realidad”, expresó.

Dijo que es tiempo para dejar de lado los intereses particulares, de grupos o personales; “que no se contamine este proceso de enorme trascendencia para el futuro de México con actitudes electorales o que no estén pensando en el bien común, sino en intereses mezquinos”.

Juan Pablo Castañón explicó que hay muchas cosas por definirse en el gobierno de Estados Unidos para tomar las medidas.

También puedes leer: Industria automotriz mexicana recibirá impacto de Trump

“En específico, habrá que esperar a que se den a conocer los integrantes claves de su gabinete; a la política que siga su partido y también los demócratas en el periodo de transición. Por supuesto, también a la reunión con el presidente Peña Nieto, previa a la toma de protesta de Trump, el 20 de enero próximo”, agregó.

Agregó que en el corto plazo, no puede descartarse que se presente una volatilidad intermitente en los mercados financieros internacionales y, en particular en México.

“La inestabilidad sólo comenzará a disiparse en la medida que haya definiciones y más certeza para la toma de decisiones”, sostuvo.

Recordó que la turbulencia de corto plazo deberá ir cediendo, por lo que no podemos hacer es confundir la inestabilidad de coyuntura con los aspectos de índole estructural en la relación bilateral y su incidencia en las prioridades políticas, sociales y económicas de nuestro país.

El empresario cuestionó: “¿De qué forma abordar las corrientes de proteccionismo en el mundo, siendo México un país líder en los flujos comerciales, logísticos e industriales de perspectiva global? ¿Cómo afrontar los retos del populismo que surge ante la gran desconfianza que existe hacia la política tradicional y las instituciones?”.

“¿Qué acciones seguir para diversificar nuestros mercados de exportación y vigorizar nuestro mercado interno, nuestro empleo, a fin de ser menos dependientes de la economía de Estados Unidos? Al mismo tiempo, ¿cómo fortalecer nuestros vínculos estratégicos con ese país y al TLCAN, buscando soluciones en que podamos coincidir?”.

“Hay que atender a las inquietudes de nuestros socios, a la  vez que debemos demostrar lo mucho que se ha logrado en beneficio mutuo”.

“Las acciones no pueden limitarse a los gobiernos federales. Tienen que reflejar la diversidad de la relación, y ahí debemos sumarnos todos juntos, para asegurar las mejores condiciones para México: los gobiernos estatales, las empresas y sus trabajadores, sus organismos representativos, las organizaciones de la sociedad civil”.

“¿Cómo responder mejor ante amenazas que hay que enfrentar como una nación unida?: el rechazo a muros e imposiciones, la defensa de los derechos humanos de nuestros connacionales, los empleos que hemos generado y las oportunidades para los mexicanos”, comentó el empresario.

“Hay que poner por delante una posición de país amigo, aliado y socio, con un destino inevitablemente compartido con el de Estados Unidos, pero también de una nación digna,  decidida a defender sus intereses y los de su gente, en México y en Estados Unidos”, concluyó el presidente del CCE.

 

Siguientes artículos

Trump-banco-central-europeo
Trump pone en aprietos decisión de política monetaria del BCE
Por

El BCE no ha sido clara sobre el futuro de su programa de compra de bonos de 1.7 billones de euros (1.9 billones de dóla...