La empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) tendrá más dificultades para conseguir préstamos debido a que los inversionistas están incluyendo políticas a favor del medio ambiente antes de desembolsar dinero en una compañía, de acuerdo con un reporte de BBVA.

“Pemex tendrá más dificultades para obtener financiamiento en términos competitivos debido al creciente número de inversionistas globales que adoptan criterios de sustentabilidad ambiental en sus decisiones de inversión”, indicó BBVA en un reporte.

El grupo financiero recordó que el servicio de la deuda de Pemex reflejó un crecimiento sostenido de 42,659 millones de pesos a 122,057 millones entre 2014 y 2018.

La empresa que dirige Octavio Romero Oropeza, una de las más endeudadas del planeta, ocupa el tercer lugar entre las petroleras con mayor riesgo ambiental del mundo, según el think tank México Evalúa, con base en datos de Sustainanalytics que contemplan riesgos Medioambientales, Sociales y de Gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés).

Aquí la historia completa: Pemex, tercer lugar entre las petroleras más riesgosas para el medio ambiente

Para aliviar las finanzas de la compañía, el gobierno priista de Enrique Peña Nieto comenzó a reducir la carga fiscal de Pemex, política que continuó el morenista Andrés Manuel López Obrador.

La proporción de impuestos y derechos en el ingreso corriente de Pemex se redujo a 32.8% en 2020, después de haber alcanzado un nivel de 74.1% en 2005. “No obstante, la menor carga fiscal a Pemex se traduce en mayores presiones fiscales para el gobierno federal”.

Aunque el apoyo del gobierno de López Obrador “sin lugar a dudas” mitigó el impacto de la pandemia por Covid-19 y disminuyó el endeudamiento neto de Pemex, el grupo financiero calificó como “cuestionable” que durante los siguientes años la petrolera mexicana reciba apoyos financieros similares a los de 2020 y 2021.

Para mejorar las finanzas de la petrolera estatal, BBVA recomendó que Pemex enfoque sus inversiones en campos petroleros más productivos y retome asociaciones (farmouts) con el sector privado para obtener dinero y conocimiento para explorar y producir nuevos campos, particularmente en aguas profundas.

Su comentario responde al intento del gobierno morenista por aumentar la producción nacional de combustibles fósiles mediante la rehabilitación de sus seis refinerías, la construcción de una en Dos Bocas y la compra de otra en Texas, Estados Unidos, un negocio criticado por provocar números rojos para Pemex, mientras el mundo intenta transitar hacia el uso de vehículos eléctricos.

Lee también: Moody’s castiga compra de Pemex: degrada calificación de refinería Deer Park

 

Siguientes artículos

Criptomonedas bitcoin dogecoin
Banxico y Hacienda advierten riesgo con criptomonedas: ‘no cumplen función de dinero’
Por

Banxico, Hacienda y la CNBV advirtieron a las instituciones financieras que no tienen permitido ofrecer operaciones con...