Mercados como Brasil e India, que deben importar capital para financiar sus gastos, sentirán el cese de estímulos de la Reserva Federal. México y Corea del Sur reportaran afectaciones menores.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

Los inversionistas que se preparan para que la Reserva Federal de Estados Unidos empiece a reducir sus estímulos monetarios han salido de los mercados emergentes en meses recientes,  aunque es posible que el impacto de menores flujos de capital se sienta por algún tiempo, a algunos países les irá mejor que a otros.

Se espera que el banco central estadounidense comience a recortar su enorme programa de compras de bonos por 85,000 millones de dólares mensuales a partir de la próxima semana. Eso significará que el banco central estadounidense creará menos dólares que alimenten el sistema financiero global.

Mercados como Brasil e India, que deben importar capital para financiar sus gastos, sentirán el golpe. México y Corea del Sur, por nombrar otro grupo de países, son menos dependientes y no se verán tan afectados.

Como consecuencia, los inversionistas hambrientos por  mayores rendimientos que ofrecen  activos y bonos de mercados emergentes ya no podrán colocar su dinero indiscriminadamente en el mundo en desarrollo, dicen expertos. Deberán ser más selectivos.

Durante años, “muchos mercados emergentes simplemente tuvieron que sentarse a esperar para ver ingresar el capital. No tuvieron que hacer demasiado esfuerzo para verse atractivos”, dijo el estratega James Lord de Morgan Stanley. “Ahora van a tener que trabajar más duro. Eso significa reformas”, aseveró.

El índice de mercados emergentes MSCI bajó cerca de un 12% entre mayo y septiembre. Ese fue el peor retroceso en un periodo de cuatro meses en más de un año para el índice accionario, que recuperó cierto terreno en sesiones recientes.

Hasta ahora los efectos han sido más pronunciados en países como India, Turquía y Brasil. Estas y otras naciones también tienen dificultades para combatir la creciente inflación y un débil crecimiento.

Otros mercados, que de alguna manera han percibido el impacto, han sufrido menos.

El peso mexicano y el won surcoreano se han depreciado en alrededor de un 2% contra el dólar en 2013 en comparación con el 11% de declive del real brasileño y el desplome del 18% de la rupia india.

“Cuando el dinero caliente se haya ido, la ola se retirará y veremos quién queda desnudo sobre la playa”, dijo Anjun Zhou, quien ayuda a administrar 33,000 millones de dólares como jefa de investigación de colocación de activos en Mellon Capital Management.

“Al tener menos liquidez seremos más meticulosos sobre qué países elegir, centrándonos más en su potencial de crecimiento”, agregó, y sostuvo que favorecía a México, Rusia y Corea del Sur, y que trataría de evitar a India y Brasil.

El Fondo Monetario Internacional todavía espera un crecimiento de mercados emergentes del 5% en 2013, alrededor de cuatro veces más que las economías avanzadas, y una expansión del 5.4% en 2014.

Tipos de cambio más flexibles y mayores reservas de monedas -cerca de 7.5 billones de dólares hasta marzo en comparación a cerca de 600,000 millones de dólares en 1997- también proveen un colchón. Los déficits y la deuda extranjera, aunque son preocupantes, no son tan grandes.

“La realidad es que las cosas se van a poner más complicadas” para muchos países, dijo Andrés Calderón, que gestiona 4,400 millones de dólares en activos en Hansberger Global Investments. “Pero yo estaría muy sorprendido si esto se convierte en otra crisis”, comentó.

De manera que dedicarse a gastar las reservas y subir las tasas de interés para impulsar las monedas no será suficiente en el largo plazo, especialmente en países que requieren un acceso asequible al capital extranjero para abordar sus déficits.

Según los inversionistas, otra alternativa más adecuada sería implementar reformas estructurales a largo plazo.

Calderón dijo que Brasil debería concentrarse en tener un mercado laboral más flexible y en importantes reformas de infraestructura para atraer capital privado local y extranjero.

 

El ejemplo mexicano

Muchos inversionistas instan a las autoridades a imitar a México, donde el gobierno está empeñado en aplicar reformas en los sectores de energía, educación y telecomunicaciones.

Aunque el principal índice de acciones de México ha perdido un 6% en lo que va de 2013, las bolsas han caído en dobles dígitos en Brasil y Turquía, ambas naciones con déficits de cuenta corriente.

De todas maneras, se necesitó de una crisis económica de varios años en Estados Unidos, el socio comercial más importante de México, para empezar a mover estas reformas.

“México sintió mucha más presión para llevar adelante reformas estructurales y eso lo puso en el tope de la curva”, dijo Calderón. “Pero no creo que se destaquen por ser los únicos con iniciativa. Ellos simplemente sintieron la presión primero que otros”, indicó.

“Muchos países han hablado sobre reformas pero no han hecho demasiado”, dijo un estratega de Wells Fargo que ayuda a administrar 170,000 millones de dólares en activos. “Pero creo que mientras más tiempo veamos debilidad en los mercados emergentes, más razones de peso habrá para que implementen reformas significativas”, agregó.

 

Siguientes artículos

Superávit mundial de azúcar caería 68% en 2013/14
Por

La Organización Internacional del Azúcar espera que el superávit global caiga a 4.5 millones de toneladas en el 2013/14,...