Por: Iván Castro Rivadeneyra*

 

La epidemia de influenza H1N1 del 2009 en México, mostró cambios en los hábitos de las personas y por lo tanto, en sus patrones de consumo. Los ajustes a la vida diaria abarcaron, al menos, el ámbito de los productos de limpieza en los hogares.

En comparación, la crisis sanitaria por el Covid-2019 se vislumbra en México como de un mucho mayor impacto a lo que ocurrió en 2009 y, por lo tanto, podemos esperar que la forma en como los mexicanos consumimos productos y servicios va a cambiar en muy diversos rubros.

Por ejemplo, de acuerdo con un estudio recientemente levantado por PQR Planning Quant, el 46% de las personas ha aumentado el consumo de cloro en los últimos días, un 38% el de gel antibacterial y un 34% ha aumentado su consumo de papel higiénico y jabón líquido para manos.

Normalmente, las marcas, están acostumbradas a contar con cierto tiempo de reacción para ajustarse a las nuevas circunstancias o a reaccionar ante movimientos de la competencia. Hoy, el tiempo de reacción es mínimo, al punto que, las empresas que no tengan la suficiente flexibilidad para dicho ajuste tendrán que despedirse irremediablemente del mercado. Por lo tanto, las marcas están más que nunca obligadas a entender y reconocer esta nueva realidad de manera urgente.

Las agencias de investigación también hemos tenido que adaptarnos al cambio y optar por metodologías de levantamiento alternativas como por ejemplo los estudios online. La investigación online en México ha ido incrementando su presencia en los últimos años y hoy encuentra el momento perfecto para su despegue total. De acuerdo con el INEGI, el porcentaje de personas de 6 años y más con acceso a internet es del 70.1%. Por lo tanto, dado que la cobertura del servicio aún no es universal, debemos siempre de considerar que en estudios online se deben aplicar métodos estadísticos correctivos por sesgo de origen para que puedan ser considerados representativos nacionales. Sin embargo, fuera de lo anterior, la aproximación online más que nunca es una gran alternativa para llevar a cabo investigación de mercados en estos momentos de crisis.

Otra de las ventajas de los levantamientos en línea es que a lo largo de los últimos años (5 años a la fecha), los costos han ido a la baja, y hoy en día podemos decir que en definitivo resultan más baratos que las alternativas telefónicas y por supuesto más económicas que las opciones cara a cara.

 

Contacto:

Twitter: @castrorivan @PlanningQuant

 

*El autor es Director de PQR Planning Quant.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Coronavirus Covid-19 Gente cubreboca
Toma el control
Por

No nos sumerjamos a la ola de miedo, el miedo es el gancho perfecto para que te enfermes o bien tomes malas decisiones....