Tal vez alguien haya oído alguna vez el dicho del “saber popular” que quien se haya vacunado contra el sarampión, paperas y rubéola, podría desarrollar autismo.

En los círculos de la ciencia y la salud pública, ese tema se ha considerado resuelto desde hace mucho tiempo, con múltiples estudios a lo largo de muchos años que descartan los hallazgos de un pequeño estudio publicado hace más de 20 años que ha sido eliminado de la literatura médica.

En Dinamarca se llevó a cabo un estudio, que involucró a 657,461 niños daneses nacidos entre 1999 y 2010, debería, en teoría, reforzar el argumento de que los médicos y los profesionales de la salud pública aún se ven obligados a hacer frente a la creciente resistencia a la vacunación en algunos sectores de la población.

El trabajo, publicado en Annals of Internal Medicine, fue realizado por investigadores del Statens Serum Institut en Copenhague. Algunos de los mismos científicos publicaron un artículo anterior sobre este tema en el New England Journal of Medicine en 2002, basado en datos de 537,303 niños daneses nacidos entre 1991 y 1998.

Durante el estudio, no hubo asociación entre la edad al momento de la vacunación, el tiempo transcurrido desde la vacunación o la fecha de vacunación y el desarrollo del trastorno autista.

Debido a que la preocupación errónea en un sector de la sociedad mundial no ha desaparecido, dijo Anders Hviid, uno de los investigadores involucrados en el estudio, a Business Insider, es que continúan las pruebas de laboratorio.

“La idea de que las vacunas causan autismo todavía está dando vueltas. Y el movimiento anti-vaxx, en todo caso, tal vez solo se ha fortalecido en los últimos 15 años”, dijo. “La tendencia que estamos viendo es preocupante”.

Brote mundial

Seis brotes de sarampión están actualmente en curso en los Estados Unidos, con 206 casos reportados en enero y febrero, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Ese total de dos meses es más alto que el total del año 2017.

También se han informado brotes de sarampión en varios otros países del mundo. Una familia francesa con niños no vacunados recientemente llevó el virus a Costa Rica.

Un brote en una comunidad judía ortodoxa en la ciudad de Nueva York fue provocado por un caso que contrajo el virus en Israel. La oficina regional europea de la Organización Mundial de la Salud informó que hubo más de 85,000 casos en todo el continente en 2018 y 72 muertes por sarampión.

El estado de Washington ha gastado más de 1.2 millones de dólares tratando de contener un brote allí que hasta la fecha ha visto a 71 personas infectadas.

El Secretario de Salud del Estado, John Wiesman, comparecerá en estas horas ante el Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado para pedir más fondos para ayudar al sector de salud pública del país a hacer frente.

Entre las cosas que planea solicitar: un aumento del 22% en la financiación de medidas preventivas e investigaciones y una campaña de información nacional para explicar el valor de las vacunas.

El dinero es necesario, dijo, para asegurar que “a medida que el movimiento antivacunas se ha organizado tan bien, estamos realmente adecuadamente preparados para difundir nuestro mensaje y contrarrestarlo”.

¿Pero otro estudio que descarte un vínculo entre la vacuna MMR y el autismo hará la diferencia? No todos están tan seguros.

Es difícil convencer a una minoría “resistente a los hechos” para que se vacune.

En un editorial publicado con el estudio, el Dr. Saad Omer, de la Universidad de Emory, señaló que es importante pensar en los costos de oportunidad al decidir dedicar tiempo y dinero a la investigación para explorar un tema tan bien resuelto, escribiendo que “continuar evaluando el MMR- la hipótesis del autismo podría venir a expensas de no perseguir algunas de las pistas más prometedoras”.

También se describió que la evidencia no ha ganado a los escépticos hasta ahora. “Se ha dicho que ahora vivimos en un mundo ‘resistente a los hechos’ donde los datos tienen un valor persuasivo limitado”, dijo.

Con información de Business Insider.

Lee también: China se convierte en el principal productor de cempasúchil y destrona a México

 

Siguientes artículos

“No hay intocables” en el gobierno; pero aún no se define el caso Bartlett: SFP
Por

Irma Eréndira Sandoval Ballesteros compareció en Diputados y dijo que no se investiga por consigna "en lo absoluto".