Apenas hace un par de años Daniel Guevara tomó la decisión de mostrar que México ya estaba preparado para conectar objetos a través del Internet de las Cosas (IoT). Y no solo para hablarlo o tocarlo en pláticas futuristas, sino a echar a andar una red que haga realidad este negocio, el cual se estima conecte al menos 26,000 millones de objetos para 2020 en todo el mundo.

Estas cifras que comparte la firma Gartner coinciden con la oportunidad que Guevara ve en el mercado mexicano. Al frente de la firma IoTNet, el CEO y su equipo han encontrado una serie de proyectos en los que pueden comenzar a trabajar de la mano de pequeñas empresas y startups con ánimo tecnológico, aunque esto signifique un reto.

Lee también México estrena red para el internet de las cosas

La labor de IoTNet en concreto es el despliegue de red para hacer posible la conexión de servicios y herramientas que trabajen con el Internet de las cosas. Es crear un ecosistema a través de una red propia.

PUBLICIDAD

“No estamos con otro carrier, es una red propia la cual es respaldada por la tecnología de la compañía Sigfox, con una plataforma global que provee una solución de bajo costo, confiable, de bajo consumo para conectar sensores y dispositivos de manera simple, segura y confiable”, detalla el directivo en entrevista para Forbes México.

Con estas herramientas IoTNet ya trabaja en algunos proyectos con los cuales ha tenido éxito en sus primeras fases y calcula que para 2019 tendrá conectada al 85% de la población.

“Estamos construyendo una red de Internet de las Cosas, dando vida a los objetos utilizando la tecnología Sigfox, para proporcionar conectividad de bajo consumo y bajo costo total por primera vez”, dice.

 

Vacas conectadas, smart parking y hieleras inteligentes

La empresa tiene un proyecto con el gobierno de Jalisco en el que ha planteado incrustar en el pavimento de sus casi 150,000 estacionamientos, dispositivos que le den vida a estos espacios.

A través de sensores, IoTNet y las autoridades locales en Guadalajara pretenden crear un ecosistema en el cual los conductores al momento de llegar al estacionamiento, sean avisados a través de sus dispositivos en qué lugar hay algún espacio disponible para dejar su vehículo.

“Es una especie de mapa, un geolocalizador para estos espacios y nuestros costos van a ser demasiado bajos. Por ejemplo, este tipo de sensores de parking en Europa tienen un costo aproximado de 40 euros, nosotros podremos trabajar con precios casi de la mitad”, platica Guevara.

Otro de los proyectos que IoTNet trabaja en colaboración con empresas tecnológicas y desarrolladores son las hieleras inteligentes.

Este diseño tecnológico consiste en ahorrar tiempos y procesos en la logística de hielos para las tiendas de conveniencia como OXXO.

A través de un dispositivo que se instala en los congeladores que guardan el producto, las empresas repartidoras recibirán una señal de aviso cuando ya no contengan mercancía en existencia.

Los camiones repartidores al momento de recibir esta señal que emite el dispositivo instalado podrán trazar sus rutas de entrega sin perder tiempo en sus recorridos.

Agiliza la logística, los procesos de entrega y ahorran fuertes sumas económicas dedicadas a esta área de los negocios.

“Es un proyecto que le beneficia a las empresas de entrega ya que el ahorro es total, que conviene a las compañías repartidoras y para el usuario final”, señala el directivo.

Dentro del catálogo con el cual IoTNet ofrece este tipo de conectividades se encuentra también el sector de la agricultura.

Una startup en Guadalajara busca una solución para eficientar la producción de leche en las vacas. Para esto, creará un dispositivo que se instala en la oreja de las vacas el cual se encargará de enviar información a los productores.

Movimiento, temperatura, sonidos, entre otros datos se pueden captar y con un algoritmo convertir estos detalles en resultados que sirvan para saber exactamente que día esa vaca puede ser inseminada.

 

Sí existe potencial, ahora labor de convencimiento

Los casos registrados han llevado a IoTNet a buscar mayor apertura para sus servicios y romper con el estigma que en México no hay ni el talento ni la capacidad para trabajar con el Internet de las Cosas. De hecho, la mayoría de los talentos con los que ya colabora son mexicanos.

“Yo fui el primer sorprendido de la capacidad de los desarrolladores e ingenieros que hay en México. Sí se puede hacer realidad este tipo de herramientas aunque hay que trabajar mucho en el tema de evangelización”, dice Guevara.

Sugiere que en un corto plazo todas las compañías tomen en consideración este tipo de herramientas ya que asegura, más que una tendencia, será necesario.

Lee también Marketing en el Internet de las Cosas

“Para esto necesitamos que haya empresas que crean y que realicen soluciones para nuestra capa de red, esto nosotros lo venimos haciendo aproximadamente hace dos años, ya venimos explicando qué es la tecnología para que nuestros clientes empiecen a creer en esto y comiencen a hacer soluciones y este tipo de proyectos”.

IoTNet actualmente ya trabaja en 20 ciudades en México con el 30% de la población con instalaciones a cargo de la compañía Sigfox pero en sus planes de expansión de red promete llegar a zonas rurales instalando 2,500 antenas para su señal así como ocupar el 85% de la población.

 

Siguientes artículos

Aprende a combatir la depresión
Por

Según la OMS, la depresión es la principal causa de discapacidad laboral. Casi 400 millones de personas en el mundo la p...