La IP demanda que la absorción de los pasivos de la CFE y Pemex se realice con reglas claras que eviten que su costo sea transferido a los mexicanos.

 

El pleno de la Cámara de Diputados debe tener cuidado en el proceso de saneamiento en las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para evitar el peligro de que los pasivos laborales recaigan sobre los contribuyentes, demandó Juan Pablo Castañón Castañón, presidente nacional de Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

“México no está en condiciones de generar rescates de empresas estatales, sin exigir mecanismos que disciplinen a los rescatados. Debemos tener claridad de los compromisos de la parte laboral para que Pemex y CFE sean realmente empresas productivas y competitivas”, aseguró en un comunicado el representante de la Iniciativa Privada (IP).

PUBLICIDAD

El empresario exigió que los legisladores que se encuentran en el proceso de aprobación de las leyes secundarias de la reforma energética diseñar un esquema que permita pagar los pasivos laborales de las paraestatales ligado a los beneficios fiscales que produzca el sector energético del país y no del grueso de los contribuyentes.

“Tenemos que asegurarnos de que el saneamiento de esos pasivos laborales sea evento de una sola exhibición y que nunca se repita con otras empresas del Estado”, dijo Juan Pablo Castañón.

En este sentido, el dirigente de la Coparmex pidió a los legisladores que los recursos para financiar los pasivos laborales de las empresas no sólo provengan de la renta petrolera, sino también de la renegociación de los contratos laborales por parte de los sindicatos de Pemex y CFE, para que aporten las pensiones de los trabajadores que representan.

Por otro lado, consideró positiva la ampliación gradual del 25% en el porcentaje mínimo promedio de contenido nacional en la industria energética que alcanzará el 35% en 2025, lo que, aseguró, permitirá crear tecnología y talento nacional.

Sin embargo, advirtió que para alcanzar la inclusión de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) es necesario que se alcance un acuerdo nacional que impulse un nuevo modelo económico funcional para las compañías globales mexicanas de todos los tamaños, el cual contenga una base de tres ejes: incentivos a la inversión productiva, mayor equidad social y desarrollo regional.

“Si trabajamos todos juntos, podremos hacer realidad las predicciones que nos colocan entre los 10 países en los que se espera mayor crecimiento en el ingreso personal y entre los 20 que más contribuirán al PIB (Producto Interno Bruto) mundial en 2020”, explicó Castañón Castañón.

 

Siguientes artículos

Pemex reporta superávit de 8,000 mdd
Por

El valor de las exportaciones de la paraestatal se ubicó en 22,484 mdd, mientras que el costo por importaciones se situó...