Para algunos representantes de la iniciativa privada en el país y banqueros, el Paquete Económico propuesto por la actual administración para el próximo año luce realista en cuanto a las expectativas económicas; sin embargo, ven la falta de impulso a la inversión pública.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), señaló que dicha propuesta de ingresos y egresos para el Ejercicio Fiscal 2020 es responsable y disciplinada, al tiempo en que celebró que se siga controlando el gasto y que no haya incrementos de los impuestos en términos reales, aunque manifestó su preocupación por la poca inversión pública.

“Anticipamos que la real preocupación es la escasa inversión pública.No se alcanzarán las tasas de crecimiento sin esto. Se invierte lo que sobra, no lo que se necesita”, comentó en conferencia junto con voceros de HSBC, BBVA y Citibanamex, entre otros.

El empresario indicó que la inversión tiene consecuencias sociales importantes y otorga mejoras de vida y bienestar.

Para Carlos Serrano Herrera, Economista en jefe de BBVA, fue acertado que el gobierno no haya apostado a tener un superávit primario alto, sino que sea uno menor de 0.7%.

“Es una señal de la administración actual de refrendar su compromiso con tener finanzas públicas fiscales y vimos una reacción favorable de los mercados. Es un paquete diseñado sobre supuestos económicos realistas”, indicó.

Sin embargo, manifestó que el país tiene cada vez menos margen de maniobra fiscal, con recortes fuertes en diversas dependencias.

“Hacia adelante el país debe seguir trabajando en una línea en la que de tal manera sin aumentar los impuestos, incremente la base recaudatoria”, agregó.

Por otra parte, el economista resaltó la importancia de reanudar los esquemas de asociaciones privadas para aumentar la producción petrolera del país.

En tanto, Alexis Milo, economista en jefe de HSBC México, indicó que el Paquete Económico refleja con mayor claridad la política fiscal para el resto del sexenio.

“Es buena señal que sea una propuesta realista, con proyecciones ambiciosas, pero alcanzables. Muestra de manera clara que la disciplina fiscal se mantendrá a lo largo de la administración”, dijo.

Sergio Kurczyn, de Citibanamex, coincidió en que son realistas las proyecciones macroeconómicas, pero se requiere mayor inversión privada en el sector energético.

“Hay un relajamiento de las metas fiscales. Me parece que si tomamos en cuenta que la economía está estancada, me parece muy bien que se contemple esto y no se busquen las mismas metas que se planeaban en abril, dado que en ese mes se tenía otra perspectiva”, aseguró.

“La vulnerabilidad que tenemos es porque este proyecto fiscal debería acompañarse de una mejor estructura de la inversión y de disminuir la incertidumbre y dejarse apoyar por el sector privado en algo esencial que es la parte energética”, puntualizó.

 

Siguientes artículos

México y los impuestos a los productos digitales
Por

México tiene una estructura fiscal asimétrica, donde las pequeñas empresas —las generadoras de empleo— no tienen ni ince...