Jaime Bonilla Valdez, el cuestionado gobernador de Baja California que prolongó su mandato de dos a cinco años luego de que el congreso local aprobó una reforma a la constitución del estado, tiene una carrera política corta en México, superada por su trayectoria en el partido Republicano en Estados Unidos y sus actividades empresariales.

El maestro en Administración Pública por la Nactional University de San Diego, inició su trayectoria en la política mexicana en 2012 como diputado plurinominal federal por el Partido del Trabajo (PT), en el que se desempeñó como presidente de la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte e integrante de las comisiones de Comunicaciones y Defensa Nacional.

Para ocupar ese cargo, Bonilla Valdez tuvo que renunciar a su ciudadanía estadounidense que obtuvo luego de ser nacionalizado por el gobierno del país vecino, toda vez que es originario de Tijuana, Baja California.

Lee también: SCJN desecha controversias contra ampliación de mandato en Baja California

Bonilla Valdez fue integrante del partido Republicano en Estados Unidos desde el año 2000, por el que compitió por el puesto de director del Distrito de Agua de Ontay, en Chula Vista, California, cargo que desempeñó durante 11 años de acuerdo con una investigación de la revista Proceso.

Su desempeño en este puesto ha sido una de los principales argumentos para cuestionar su legibilidad como candidato a la gubernatura de ese estado, toda vez que las normas electorales establecen que se debe acreditar la residencia de por lo menos 15 años inmediatos anteriores al día de la elección, que se celebró el 2 de julio de este año.

Pese a las denuncias encabezadas por su opositor en las elecciones Jaime Martínez Veloz, Bonilla obtuvo la victoria en aquella jornada con más de 53% de los votos, frente a su competidor más cercano Oscar Vega Marín, candidato por el PAN, que obtuvo 22.9%.

Bonilla Valdez se integró a las filas de Morena en 2015 como presidente de “fuerza política” en Baja California y en 2018 tomó protesta como senador de la mano del partido que encabezó Andrés Manuel López Obrador, sin embargo sus actividades en el Senado de la República duraron tres meses debido a que el presidente lo nombró delegado de los Programas Integrales de Desarrollo del Gobierno de la República, puesto en el que tampoco permaneció mucho tiempo porque decidió contender por la gubernatura de ese estado.

Las actividades empresariales de Bonilla se enfocaron en el sector de las telecomunicaciones y actualmente es dueño de estaciones de radio y la cadena televisiva Primer Sistema de Noticias en Baja California.

 

Siguientes artículos

Técnicas de manipulación política y el resultado
Por

Manipular es sembrar en la conciencia y en la mente de la gente ideas, actitudes, conceptos y aspiraciones -incluso fals...