El creciente mercado de los baby boomers ha logrado que destinos emergentes, como Guadalajara, Tamaulipas o Baja California, posicionen al país como tercer destino turístico mundial para jubilados estadounidenses.

 

Un clima templado y disfrutable, el mejor tequila del mundo, la calidez de su gente y un ambiente siempre apacible y colorido han hecho de Jalisco un destino obligado para vivir y conocer México, sobre todo para los baby boomers, término especializado que refiere a los nacidos en Estados Unidos (EU), principalmente, tras la Segunda Guerra Mundial y hasta finales de los sesenta, que están transitando de su etapa productiva a la jubilación, poseen además un nivel adquisitivo alto y tienen tiempo suficiente para conocer mejor un destino.

Frente a los elevados costos de vivienda en EU, los baby boomers buscan destinos de esparcimiento y retiro en América Latina. De acuerdo con un estudio de BBVA Research sobre el tema, México es el tercer destino turístico de los jubilados y pensionados estadounidenses y canadienses, por debajo de Ecuador y Panamá, países en los que se encuentran menores costos de bienes raíces, servicios médicos y alimentación.

PUBLICIDAD

Jalisco, y sobre todo Guadalajara han tenido una tarea por demás ardua en cuanto a la reincorporación de su salud turística se refiere, ya que entre 2008 y 2011, el estado entero comenzó a registrar una caída considerable en el sector, derivada, entre otras cosas, de la percepción de inseguridad, la poca oferta de asientos de avión y la consecuente alza de tarifas de los vuelos, que ocasionaron un desplome del 17% en la ocupación hotelera de Guadalajara y Puerto Vallarta, de acuerdo con lo estimado por la Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara (Canaco) .

En la zona metropolitana de Guadalajara, la ocupación pasó de 47.90% en 2010, a 45.44% en 2011, mientras que en Puerto Vallarta la cifra descendió de 69.20 a 68.22%.

Sin embargo, la gente de Jalisco confía y actúa mucho en función de aquel dicho de que “no hay mal que por bien no venga”. En fechas recientes, la Secretaría de Turismo de Jalisco (SECTURJAL) informó que por primera vez en los últimos dos años, Jalisco está revirtiendo esta tendencia negativa, en cuanto al número de turistas que arriban al estado.

En Guadalajara, destino al que están volteando a ver los baby boomers con mayor frecuencia, la SECTURJAL registró un incremento en la afluencia turística de 3% de finales de 2011 a 2012. Este año, aunque se espera un crecimiento mayor al 5%, el organismo confía que existen condiciones óptimas para alcanzar el objetivo al concluir las vacaciones decembrinas que recién concluyeron.

Jalisco está estudiando de cerca hacia dónde irá el refinamiento de su oferta turística, ya que hay que revertir la tendencia de que los baby boomers dejen de quedarse poco tiempo, como es su costumbre. En este sentido, Gerardo Llanes, director de mercadotecnia del Consejo de Promoción Turística de México, asegura que la playa ya no es de gran interés para ellos: “Lo que busca el baby boomer es el turismo de experiencia, tomar clases de español, cocinar y aprender de arqueología. Busca experiencias, el turismo vivencial, la expedición, etc”.

 

Restaurante Tlaquepaque

Manos a la obra

Bajo el lema en inglés de “Live it to believe it” (vivirlo para contarlo), la Dirección General de Planeación de la Secretaría de Turismo de Jalisco elaboró una agenda de competitividad y sustentabilidad para los principales destinos turísticos de la entidad, como Guadalajara, Puerto Vallarta y San Juan de los Lagos. El organismo señaló que los cinco pueblos mágicos que tiene Jalisco: Mazamitla, Tapalpa, Tequila, San Sebastián del Oeste y Lagos de Moreno, se encuentran ya en el proceso de implementación.

La reciente apertura aérea de Guadalajara-San Antonio, Texas, la creación de un Atlas Turístico de la región, y sobre todo la propuesta de reformas a la Ley de Turismo de Jalisco, que se presentará como iniciativa ante el pleno del Congreso local próximamente, para ser dictaminada por las Comisiones Legislativas de Puntos Constitucionales, Estudios Legislativos y Reglamentos y la Comisión de Turismo forman parte del plan de cambios al respecto.

Jalisco puede ser una tarde deliciosa en el centro histórico de Guadalajara, sus edificios e iglesias impactantes; son los sabores del mercado de San Juan de Dios y los célebres personajes de su historia cultural. Jalisco es el poder de una bebida entrañable con un cuidado humano y artesanal como lo es el tequila puro de agave, una noche llena de música o un atardecer apacible en Tlaquepaque. Jalisco es eso y mucho, pero en verdad, mucho más. Conocer un destino de estas cualidades requiere tiempo, contemplación y detenimiento para poderlo “degustar” como se debe.

Aprovechar el momento. Jalisco puede echar mano de lo que los otros destinos emergentes de baby boomers están haciendo para que los turistas se queden más tiempo y gasten más recursos. Una palabra: experiencia. Paseos turísticos, información adicional, una tarde de golf o de exploración gastronómica. Quizás, hoy como nunca, La Perla del Pacífico se deja redescubrir como nunca antes.

 

Siguientes artículos

Charter ofrece 62,350 mdd por Time Warner
Por

Los operadores de cable han sostenido conversaciones, sin embargo Time Warner busca una oferta mayor y las negociaciones...