La economía nipona perdió peso en el panorama mundial y sus industrias se quedaron rezagadas por falta de innovación.

 

Hiroshi Yamauchi, el hombre que transformó a Nintendo de un fabricante de naipes a un imperio de videjuegos, murió a los 86 años. Eiji Toyoda, quien revolucionó los métodos de producción automotriz con los coches Toyota, falleció a los 100 años.

¿Qué tienen en común estos hombres? Además de que fallecieron en septiembre pasado, innovaron en sus respectivos sectores y fueron líderes a nivel mundial. Pero eso ya fue hace mucho tiempo.

Por alrededor de 15 años, la economía japonesa perdió peso en el panorama mundial y también sus industrias se quedaron rezagadas con respecto a las de otros países por la falta de innovación, esa misma que colocó a alguna vez a Toyota, Nintendo, Sony, entre otras en la cima.

El primer ministro elegido en diciembre, Shinzo Abe, prometió “medidas audaces” para estimular la economía y sacarla de su letargo. Lo está haciendo a través de un programa de estímulo monetario con un tamaño sin precedentes, reducciones a los impuestos a las grandes empresas por un lado, y aumentarlos en el consumo por otro. El plan, a corto plazo, parece que está funcionando, pero ¿será suficiente para reposicionar a Japón en el panorama mundial?

 

Cuando el imperio japonés dominó Forbes

Desde la primera lista de los hombres más ricos de Forbes, los estadounidenses dominaron en cantidad de millonarios. Pero alguna vez los japoneses ocuparon los primeros puestos como los más acaudalados en el orbe.

En la primera lista de 1987, de los diez primeros lugares, seis eran ocupados por japoneses:

1. Yoshiaki Tsutsumi

Fortuna: (en cotización de 1987) 20,000 mdd

Sector: Inmobiliario

 

 2. Taikichiro Mori

Fortuna: 15,000 mdd

Sector: Inmobiliario

 

 3. Shigeru Kobayashi

Fortuna: 7,500 mdd

Sector: Construcción

 

4. Haruhiko Yoshimoto 

Fortuna: 7,000 mdd

Sector: Bienes raíces

 

8. Yochahiro Iwasaki

Fortuna: 5,600 mdd

Sector: Construcción

 

10. Keizo Saji

Fortuna: 4,000 mdd

Sector: bebidas alcohólicas

 

Todos menos Saji tenían que ver con el sector de construcción y bienes raíces, que tuvo su boom en Japón durante las décadas de los sesenta y ochenta, época que se conoció como el “milagro japonés”.

 

Se acabó la innovación

Precisamente a finales de los ochenta explotó la burbuja inmobiliaria en el país asiático, llevándolo a su “década perdida”. Las políticas del Banco de Japón no ayudaron a revertir la situación y el gobierno nipón tuvo que incurrir en déficit para fomentar la inversión. Hoy Japón es el país con mayores montos de deuda en el mundo, indica Juan Carlos Rivera, director del Centro de Negocios con Asia  del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

“Japón tiene un endeudamiento de alrededor del 200% de su PIB. Obviamente bajo otras medidas.  No es un país que estuvo en crisis, simplemente a nivel de macroeconómico dejaron de ser competitivos, al grado que China los superó como la segunda economía del mundo”, dice.

El académico considera también que el declive de Japón se debe a que sus industrias dejaron de innovar y otros países los rebasaron. Como los casos de Toyota, de ser uno de los mayores vendedores en Estados Unidos a enfrentar a la competencia de Ford y otras norteamericanas en Asia; y de Nintendo, que perdió mercado frente a Microsoft.

“Llegaron a un nivel de perfeccionamiento de su tecnología que pensaron que ya no era necesario desarrollar más innovación, cuando realmente es un mercado en el que se actualiza en bases mensuales. Japón perdió esa creatividad debido a la falta de competitividad, de no ver que las necesidades del mercado las iba a impulsar el consumidor y no la industria”, agrega Juan Carlos Rivera.

 

¿Renacerá el imperio?

En enero de este año, el Banco de Japón lanzó un agresivo plan de estímulo monetario por 20 billones de yenes (230,000 millones de dólares). Además, el gobierno de Shinzo Abe plantea también reducir los impuestos a empresas y aumentar los del consumo para que suba la inflación. A estas medidas impulsadas por el Primer Ministro les llaman “Abenomics”.

Los resultados al corto plazo no se hicieron esperar. El primer trimestre, Japón creció 0.9%, saliendo así de la recesión, según datos gubernamentales. Pero al segundo trimestre, el crecimiento se ralentizó.

Estados Unidos lleva cinco años con su programa de compra de bonos sin aun tener resultados sólidos sobre la recuperación económica. ¿Pasará con Japón lo mismo? El especialista del Tecnológico de Monterrey cree que el país tiene otros puntos a favor.

“Un aspecto que en ocasiones se deja a lado en la macroeconomía es el cultural. El aspecto de disciplina, de consumo, de nacionalismo, de cumplir con lo que dictan los liderazgos para el fin común”, considera el académico y recuerda los casos de Japón tras la Segunda Guerra Mundial y de los terremotos y alerta nuclear como ejemplo de que como sociedad salen adelante pese a las adversidades.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aplaudió en su último informe sobre las perspectivas globales las medidas que tomó Japón para reactivar su economía, pero señaló la necesidad de emprender reformas estructurales para que el crecimiento sea sostenido.

Japón está decidido a volver a ser el gigante económico que fue alguna vez. ¿Lo logrará? Lo único cierto esque se ha visto salir al imperio del Sol Naciente salir de varias situaciones adversas.

 

 

Siguientes artículos

Una cuchara que transforma vidas
Por

La firma Lift Labs desarrolló un utensilio  que neutraliza  un 70%  de los movimientos involuntarios de  personas que su...