El Banco de Japón  mantuvo su promesa de aumentar la base de dinero a un ritmo anual de entre 60 a 70 billones de yenes y revisó a la baja sus perspectivas de exportaciones por una débil demanda.

 

Reuters

TOKIO – El Banco de Japón mantuvo su enorme estímulo monetario y expresó la opinión de que el crecimiento de la economía y de los precios al consumidor sigue avanzado, pero revisó a la baja su perspectiva sobre las exportaciones, en una advertencia de que la demanda externa seguirá decepcionando.

PUBLICIDAD

El Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) actualizó su visión sobre el gasto en capital y expresó más optimismo sobre la producción industrial, exhibiendo una mayor confianza en la demanda interna antes de un aumento del impuesto sobre las ventas fijado para el 1 de abril.

Sin embargo, es poco probable que este optimismo alivie el temor a que la demanda interna se debilitará después del alza de impuestos y de que las exportaciones no serán lo suficientemente sólidas como para apoyar la expansión, lo que podría aumentar los llamados a favor de un mayor estímulo.

El BOJ dijo que las exportaciones se han estabilizado recientemente, lo que es una revisión a la baja desde el mes pasado, cuando el banco central dijo que las exportaciones estaban en un camino de recuperación.

“No es una atmósfera en la que el BOJ aliviará de inmediato(su política monetaria), incluso si revisa a la baja sus previsiones de crecimiento en momentos en que los precios subyacentes al consumidor han estado rondando una gama más alta que la esperada”, dijo Junko Nishioka, economista jefe de RBS Securities.

“Si el yen se aprecia marcadamente y los precios de las acciones se hunden debido a los riesgos geopolíticos, incluyendo Ucrania, el BOJ tendrá que moverse”, agregó.

Como se esperaba, el banco central mantuvo su promesa de aumentar la base de dinero, el indicador clave de la política monetaria, a un ritmo anual de 60 a 70 billones de yenes (entre 590,000 y 690,000 millones de dólares).

El BOJ lanzó su estímulo en abril pasado, diciendo que elevaría la inflación a un 2% en un período de unos dos años a través de compras agresivas de activos, en una estrategia para poner fin a 15 años de deflación.

.

 

 

Siguientes artículos

Inversión fija cae 0.36% en diciembre
Por

El sector construcción siguió mostrando debilidad, el gasto de éste cayó 0.81%.   El Instituto Nacional de Estadíst...