Tal como se esperaba, Shinzo Abe, primer ministro de Japón, anunció este miércoles que se retrasará el incremento al impuesto al consumo (IVA) hasta octubre de 2019, dos años y medio después de la fecha prevista, como una medida de apoyo al consumidor, a pesar de que esto impactará sus planes de reforma fiscal en medio de la debilidad de la economía.

A través de una conferencia de prensa televisada a nivel nacional, Abe dijo que se decidió demorar la subida del impuesto dado que podría perjudicar la demanda doméstica.

Ésta es la segunda ocasión en que Abe aplaza el aumento de impuestos al consumo tras el aumento de 3.0 a 8.0% en abril de 2014, acordado originalmente en 2012. La segunda alza al 10% fue planeada originalmente para octubre de 2015, pero se anunció su aplazamiento en noviembre de 2014 cuando se fijó la fecha de abril de 2017.

El anuncio se produce mientras el gasto del consumidor de Japón ha carecido de fuerza desde el primer aumento de impuestos, además de que China y otras economías emergentes se enfrentan a la desaceleración de su crecimiento.

PUBLICIDAD

La medida complica el manejo del enorme volumen de la deuda japonesa, que es más del doble de su PIB, la mayor del mundo desarrollado, estimada a finales del mes de marzo en 1,049 trillones de yenes, es decir, unos 9.64 billones de dólares.

 

Siguientes artículos

crecimiento económico-manufactura
STPS espera alza de salario mínimo para junio en México
Por

Las autoridades aplazaron la discusión con la iniciativa privada y sindicatos a encontrar un acuerdo general sobre el sa...