El Gobierno también revisó al alza su evaluación sobre el mercado laboral para decir que está “mejorando”.

 

Reuters

TOKIO.- Japón se acerca al fin de la deflación, dijo el jueves el Gobierno, ofreciendo su más optimista visión sobre los precios en casi cuatro años debido a que una estable recuperación de la economía permite que más compañías pasen el aumento de costos a los consumidores.

PUBLICIDAD

El Gobierno también revisó al alza su evaluación sobre el mercado laboral para decir que está “mejorando”, luego de que la baja del yen provocada por las políticas del primer ministro Shinzo Abe hizo subir las ganancias del sector manufacturero y redujo la tasa de desempleo a niveles vistos antes del colapso de Lehman Brothers.

“Los recientes cambios en los precios indican que la deflación está terminando”, dijo el Gobierno en un reporte económico mensual de agosto, ofreciendo un mejor panorama que el mes pasado, cuando dijo que las presiones deflacionarias estaban disminuyendo.

Pero es demasiado pronto para declarar que Japón ha logrado salir de manera sostenida de su deflación, según un funcionario que informó a periodistas sobre el reporte, destacando que para conseguirlo se requieren alzas más duraderas en los precios al consumidor.

Los precios al consumidor japonés subieron en junio por primera vez en más de un año, aunque la mayoría de las alzas se debió a las cuentas de electricidad más caras en lugar de a una mayor demanda que podría impulsar una recuperación duradera.

El Gobierno ha descrito a la economía en deflación desde noviembre del 2009. Si se elimina la palabra “deflación” del reporte, o si se declara que la deflación ha terminado, auguraría un gran éxito en su batalla contra las bajas de precios.

El Gobierno mantuvo intacta su evaluación sobre la economía general, diciendo que está “recuperándose de manera estable y mostrando algunos movimientos hacia una recuperación sostenida”.

La mejora en su evaluación del mercado laboral se conoce después de datos que mostraron que la tasa de desempleo de Japón cayó a un 3.9% en junio, su menor nivel desde octubre del 2008. El mes pasado, el reporte dijo que el mercado laboral estaba mejorando, aunque con algunas señales de debilidad.

La economía de Japón creció a una tasa anualizada de un 2.6% entre abril y junio para marcar el tercer trimestre consecutivo de expansión, mientras la recuperación de las exportaciones se sumó a una sostenida fortaleza del consumo personal.

Esa es una buena señal para Abe, quien ha convertido en una de sus prioridades el fin del estancamiento económico, y el Banco de Japón, que ofreció una intensa inyección de estímulo monetario en abril para lograr su meta de inflación de un 2% dentro de dos años.

Sin embargo, aún persisten algunas preocupaciones.

Datos divulgados previamente esta semana mostraron que las órdenes de maquinaria de Japón cayeron en junio y las compañías esperan que sigan bajando en el actual trimestre, otra señal de que el estímulo del Gobierno aún debe impulsar el gasto de capital mientras se intensifica el debate sobre cómo abordar la enorme y creciente deuda pública.

El crecimiento del segundo trimestre también fue menor al esperado, ofreciendo municiones a quienes buscan moderar un previsto aumento del impuesto a las ventas, debido a temores de que pueda frenar la recuperación económica.

 

Siguientes artículos

Impuestos pegan a ventas de Walmart en EU
Por

Las ventas en tiendas comparables de Walmart en Estados Unidos, la mayor unidad de la compañía, cayeron un 0.3%.  ...