Hablar de relaciones complicadas es hablar de la actual relación México-Estados Unidos. El tema para nada es nuevo, y aunque Trump sigue haciendo todo lo que está en sus manos para descomponer la relación con México, este tema por lo menos durará varios meses más. Entre que son peras o manzanas hay que seguir los movimientos de dos jugadores clave: Luis Videgaray (Secretario de Relaciones Exteriores) y Jared Kushner, Consejero de la Casa Blanca (y no menos relevante, yerno de Trump).

Mucho hemos oído de Luis Videgaray. Al menos desde su aparición en el equipo de campaña de Enrique Peña Nieto (EPN) por la gubernatura del Estado de México hace más de 12 años. Pero es poco lo que hemos conocido sobre Jared Kushner. Sabemos que es un empresario y ahora político millennial que se ganó el respeto de su suegro gracias a la visión e inteligencia que demostró durante la campaña del republicano. Realizó sus estudios en Harvard e hizo un posgrado en la Universidad de Nueva York. Fue él quien, para muchos, llevó a su suegro a la presidencia utilizando medios digitales, big data y micro targeting. Él fue el encargado de lograr que el mensaje de Trump llegara justo a quien debía llegar. Kushner nunca había tenido un cargo político y al igual que Trump pertenece a una familia de empresarios de reputación cuestionable. Su padre, Charles Kushner, fue encarcelado por evasión fiscal, contribuciones ilegales a campañas políticas y tratar de manipular testigos (el esposo de su hermana) para que no declarara en su contra. Jared es dueño de una exitosa inmobiliaria y de lo que fue un importante medio de comunicación: The New York Observer.

Prudencia y mesura son dos de los rasgos que, a diferencia de Donald, destacan de Kushner. Gracias a estos fue posible que empresarios, políticos y personalidades importantes fueran partícipes de la campaña de Trump sin tener qué exponerse públicamente. Su lista de contactos es larga, y en ella figura Luis Videgaray.

Luis Videgaray, por su lado, estudió licenciatura en Economía en el ITAM y tiene un doctorado en el Massachusetts Institute of Technology. Ocupó el puesto de director de Finanzas Públicas en Protego (propiedad de Pedro Aspe), donde destaca el proyecto de deuda pública del Estado de México, Sonora, Oaxaca y Durango. Entre sus nombramientos públicos destaca el de secretario de Hacienda y Crédito Público, cargo al que renunció después de ser criticado por organizar la visita de Trump a México durante el proceso electoral. Ese mismo día Trump lanzó un tuit en el que lamentaba la renuncia de Videgaray, describiéndolo como “un brillante ministro de finanzas con el que México y Estados Unidos pudieron haber hecho grandiosos tratados que beneficiarían a ambos países”. Con este acto dejó entrever que el funcionario era una persona con la que Trump y su equipo se sentían “cómodos” al momento de negociar.

PUBLICIDAD

Al igual que Kushner, Videgaray es (y ha sido) considerado el “hombre fuerte” del presidente. Su relación con EPN viene de años atrás. Ha ocupado diversos cargos políticos que le han permitido mantener relaciones sólidas con personalidades de la política y los negocios internacionales. De hecho, fue uno de sus contactos quien le abrió la puerta para conocer a Kushner e Ivanka Trump.

Videgaray recibió su nombramiento como titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores el 4 de enero de 2017, pocos días antes de que Trump asumiera la presidencia de Estados Unidos, este movimiento fue la forma en que EPN le extendía (¿o le pedía?) la mano a Trump. ¿O será más bien la mano (de póker) que juega Videgaray como su último recurso para que, de salir “triunfante”, pueda lanzarse como candidato presidencial en el 2018?

Peña lo dijo muy claro: “Videgaray será el encargado de acelerar el diálogo y los contactos para que desde el primer día de la nueva administración se puedan sentar las bases de una relación de trabajo constructiva”. No cabe duda que Videgaray ha monopolizado la negociación con los vecinos y no ha permitido subirse al equipo de negociación a personajes tan relevantes como José Antonio Meade y/o Miguel Ángel Osorio Chong. El póker se juega solo y contra todos.

Hasta el día de hoy, y cada vez con más fuerza, parece que Kushner es el hombre en el que Trump más confía. Al menos para atender los asuntos de México. Es difícil creer que, durante los próximos cuatro años, Kushner no será uno de los jugadores más importantes en la política de Estados Unidos. Lo que todavía no está claro es cuál es la intención del yerno del hombre “más poderoso” del mundo: quiere continuar su carrera de empresario y consolidar su posición millonaria, o bien, busca iniciar una carrera política y, al igual que Videgaray, “aprender” mientras ejecuta su función. Por su parte, Videgaray será quien, por lo menos lo que resta del sexenio de EPN, dialogue y negocie con la Casa Blanca para conseguir acuerdos en beneficio de nuestro país (y de su candidatura del 2018).

La capacidad para entender y satisfacer los deseos de Trump, (sobre todo lo último) sin que los mexicanos lo veamos como un escenario negativo, es la tarea “imposible” que tiene Videgaray. Trabajar de la mano con Kushner parece la única alternativa en la que México podría dialogar con un hombre como Trump, que goza de alardear sobre sus victorias en la mesa de negociación y no será discreto si se satisface alguno de sus deseos. Si Videgaray (incluso sacrificando su popularidad) no logra ofrecer victorias políticas a Trump, negociar multisectorialmente para tener victorias económicas para México, y convencer a Kushner de ponerle un bozal a su suegro, será difícil evitar que continúe el lento y doloroso camino del rompimiento de una sociedad de años entre México y EU.

 

Contacto:

Twitter: @ResuelveTuDeuda

Facebook: Resuelve tu Deuda

Página web: Resuelve tu deuda

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las 4 “Ps” del Híper-liderazgo
Por

Para convertirse en un Híper Líder, el autor comparte sus 4 P´s, que son: Proactividad Proyecta tu imagen, Provoca la su...