Una semana después de que la justicia brasileña dictó una condena de 9 años y medio de cárcel al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, este jueves determinó bloquear cuatro cuentas bancarias del también miembro fundador del Partido del Trabajo, con el objetivo de garantizar los recursos en caso de que le sean impuestas sanciones económicas.

El bloqueo ya ha sido acatado por el Banco Central y ya se encuentran congelados los 606,727 reales (unos 192,002 dólares) depositados en total en las cuatro cuentas, según dio a conocer la propia entidad.

Asimismo, le fueron embargados dos autos, tres departamentos y un terreno, los cuales no podrán ser utilizados, vendidos ni transferidos hasta que un tribunal de apelación se pronuncie sobre la sentencia fijada en la primera instancia.

La resolución fue tomada por el juez federal Sergio Moro, responsable de las investigaciones sobre la red de corrupción que operó en la estatal Petrobras, también conocido como el caso Lava Jato.

PUBLICIDAD

El juez, que determinó que el daño de la corrupción de la petrolera fue de unos cinco millones de pesos, aseguró que el embargo contra los bienes de Da Silva busca garantizar los recursos en caso de que se ratifique la sentencia en una segunda instancia, y se puede indemnizar al Estado.

La causa contra Lula se fundamenta en la entrega que se le hizo de un departamento en el balneario paulista de Guarujá por parte de la constructora OAS, a cambio de presuntos favores políticos. El expresidente carioca, que ejerció entre 2003 y 2011, ha negado todos los cargos y sostiene su inocencia, a la par que acusa una “persecución política y judicial” para impedir que se presente a la elección presidencial del año próximo.

Sin embargo, su futuro y aspiraciones políticas dependerán del fallo en segunda instancia, pues si la sentencia dictada por Moro es ratificada, las leyes electorales, denominadas Ficha Limpia, le impedirían presentarse a cualquier cargo público.

Además del cargo por corrupción, Lula da Silva enfrenta acusaciones por tráfico de influencias, lavado de dinero y asociación criminal, en la llamada operación Zelotes, una ramificación del Lava Jato, que indaga una trama en torno a la consultora Marcondes & Mautoni para facilitar contratos con el Estado brasileño.

Lee: Lula es sentenciado a 9.5 años de cárcel por corrupción

 

Siguientes artículos

telefonia-tarifa
Telefonía móvil resiste alta inflación y reduce sus precios
Por

En un año los precios de la telefonía móvil en el país disminuyeron un 4.4%, dando continuidad a la dinámica competitiva...