Julia Berger trabajó para Donna Karan y Calvin Klein, desarrollando sus firmas en mercados internacionales.

 

 

La creadora de la firma cuenta emocionada la aventura que supone materializar un sueño. Julia Berger trabajó para Donna Karan y Calvin Klein, desarrollando sus firmas en mercados internacionales. El dominio de varias lenguas y comprensión de la cultura americana y japonesa, le permitió absorber maravillosos detalles de las ciudades donde ha residido: Florencia, Nueva York, Tokio y Hong Kong. Su propuesta creativa es el resultado de experiencias vitales. Combina la simplicidad asiática con tradiciones occidentales en ropa de cama o pañuelos con delicadas iniciales. Reafirma, casi con autoridad, el valor del hand made en nuestra vida diaria y nos atrapa con bordados que creíamos ya perdidos en el olvido.

PUBLICIDAD

Una invitación a redescubrir el significado de autenticidad.

 

Siguientes artículos

Nuevos suscriptores de Netflix disparan ganancias trimestrales
Por

Las acciones del servicio de transmisión por Internet subieron más de un 17%, a 391.77 dólares en operaciones después de...