Tan solo un año atrás Kavak, la startup de compra y venta de carros, celebraba haberse convertido en hasta ese momento el primer unicornio mexicano alcanzando una valuación de 1,150 millones de dólares (mdd). Ahora es equivalente a casi nueve unicornios, al salir con una valoración de 8,700 mdd, de su ronda de inversión en Serie E en la que obtuvo 700 mdd. 

Esta inyección de capital ha sido liderada por General Catalyst, con la participación de fondos de inversión como Tiger, Spruce House, SEA, así como de inversionistas previos como D1, Founders Fund, Ribbit y entre otros, Softbank.

Justo en el último año, la compañía cofundadada en 2016 por Carlos García Ottati, Loreanne García Ottati y Roger Laughlin pasó de tener 500 empleados, a tener 4,000. Y a consolidar su presencia tanto en México como en nuevos mercados del calibre de Brasil y Argentina, en donde aterrizó absorbiendo la sudamericana Checkars. 

Sigue la información de la tecnología en nuestra sección especializada

“Tenemos apenas el 1% de cuota del mercado, así que hay mucho espacio para crecer. Eso vieron en nosotros los inversores”, le dijo a Forbes Jaime Macaya, quien es el CEO de Kavak Argentina y antes cofundó Checkars. “Vienen muchos planes para crecer geográficamente en mercados emergentes más allá de América Latina, no solo vendiendo autos, sino también financiando autos con Kavak Capital, todo con muchísima tecnología”. 

Esta Serie E, que eleva el total recaudado por parte de inversionistas desde los orígenes de la compañía a 2,000 mdd, más que duplica la valuación de 4.000 mdd que la compañía había obtenido en su Serie D en abril de este año.

La vida de la pandemia instó a muchas personas a querer acceder a un transporte individual sustituyendo el transporte público pero la escasez de chips en la industria automotriz ha afectado la disponibilidad de vehículos cero kilómetros. Al tiempo que el auto usado se volvió una opción para muchos, las ventas en línea se dispararon, lo que ha favorecido el crecimiento sostenido de Kavak, que dice ser rentable como compañía a nivel unitario. 

Kavak compra los autos, los reacondiciona y los vende en un proceso intermediado a través de su plataforma digital, desde donde procesa la entrega a domicilio o agenda una experiencia presencial en alguna de sus sedes. Pero el componente tecnológico que se ve en su plataforma digital, no es todo lo que hace que sea una empresa de base tecnológica. 

“Tenemos la particularidad de que operamos con una economía real de equipos grandes, mecánicos y muchos procesos internos presenciales”, explica Macaya. “Sin embargo, lo que ve el consumidor en la plataforma digital es apenas un 10% de la inversión en tecnología. El otro 90% que no se ve se da en la inteligencia de inventarios, en algoritmos que nos entregan tendencias de precios, de demanda y de oferta, aplicativos para la gestión de equipos, nuevos mecanismos de puntaje para entrega de financiamiento y en todos los procesos logísticos. Nacimos como una compañía de datos y tecnología que se aplica al sector real”. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Escuchando a los consumidores, detectaron que los que venden sus autos quieren que el comprador sea Kavak. Y hacen la compra de los autos tan pronto como en un día luego de pasar por un proceso de inspección. “En todos los países estamos operando sobre la misma tecnología”, concreta Macaya. 

 

Siguientes artículos

Walmart prueba entregas con vehículos autónomos con IA
Por

El gigante minorista Walmart está probando servicios de entrega con vehículos dotados por Ford y Argo IA en Austin, Texa...