El estado de Nuevo León, el municipio de Pesquería y Kia Motors llegaron a un acuerdo sobre los incentivos a la inversión de la armadora coreana para establecer una planta en el estado.

El gobierno de Nuevo León denunciaba que Kia requería incentivos por 28% de la inversión de la planta que estableció en el estado. La automotriz proyectó una inversión de 2,500 millones de dólares para el proyecto, por lo que los incentivos alcanzarían 600 millones de dólares (alrededor de 11,000 millones de pesos), lo cual resultaba poco factible en un momento que el estado atraviesa por dificultades financieras.

El gobierno argumentaba también que la ley del Estado de Nuevo León establecía un máximo de 5% de incentivos respecto al monto total de la inversión.

De acuerdo con información del gobierno de Nuevo León,  la empresa deberá pagar parte de los gastos de infraestructura para su complejo, además de que el gobierno reducirá los incentivos pactados. Fuentes allegadas a la negociación señalan que el Gobierno Federal gestionará terrenos de empresas ferrocarrileras desde donde Kia podrá enviar su producción a Estados Unidos. También aseguraron que, en conjunto, estas medidas supondrían ahorros para el estado por 7.5 millones de pesos desde la negociación original.

PUBLICIDAD

“Esta decisión estatal, municipal y de Kia Motors hecha con una amplia visión hacia el futuro, permitirá que se escriba un nuevo capítulo en la historia de la industria automotriz en Nuevo León. Kia Motors podrá enfocarse por completo a la producción de autos con la mejor calidad para contribuir con la industria automotriz en México e incrementar sus exportaciones”, señaló Kia en un comunicado.

La empresa destacó que la inversión ayudará a que el estado tenga mejores niveles de transferencia de tecnología, detonación de exportaciones, generación de nuevos empleos bien remunerados, el desarrollo de la industria de autopartes, así como grandes avances en el desarrollo regional.

Previo al anuncio del acuerdo, el titular de la Secretaría de Desarrollo del estado, Fernando Turner Dávila, declaró a medios de comunicación que la negociación con Kia incluía preferencia para proveedores locales y para el estado en general en planes futuros de expansión.

Recientemente, la armadora anunció que durante 2016 enviaría a más de 260 trabajadores mexicanos a Corea del Sur como parte de sus programas de capacitación y actualización, lo cual requerirá una inversión de 150,000 pesos por persona.

El objetivo del programa era que los  colaboradores de la empresa fortalecerán sus competencias para la nueva producción del modelo Kia Forte, en la planta de Pesquería, Nuevo León, que inició operaciones el pasado 16 de mayo.

El proyecto Kia Motors cuenta con 7,100 empleados, de los cuales 6,900 son mexicanos y 200 coreanos. Para el próximo año, la empresa automotriz espera incorporar a otros 7,100 mexicanos al proyecto en Pesquería, de los cuales 1,600 laborarán para Kia Motors y 5,500 para los diferentes proveedores.

 

Siguientes artículos

bitcoin
¿Llegó el resurgimiento de bitcoin?
Por

No perdamos de vista al bitcoin y demás criptodivisas, porque igual que el oro, las monedas virtuales llegaron para qued...