A pesar de que finalmente Nintendo está abriendo su ecosistema para facilitar que más desarrolladores y publishers pongan sus videojuegos ahí, definitivamente las propiedades intelectuales de Nintendo siguen siendo las más populares. Una de éstas es Kirby, que durante 26 años de historia ha producido más de 30 títulos para las consolas de Nintendo, vendiendo un total de 34 millones de unidades alrededor del mundo.

Una de las más recientes entregas es Kirby Battle Royale, que a principio de este año acaba de llegar al Nintendo 3DS en nuestro continente. Curiosamente, éste no es el juego más nuevo de la franquicia, ya que precisamente esta semana llegó Kirby Star Allies al Nintendo Switch. Battle Royale es un juego de peleas en estilo brawler, donde hay varios personajes en pantalla simultáneamente y el objetivo del jugador es vencerlos. Como es de esperarse, el jugador controla a Kirby, pero los contrincantes a los cuales hay que enfrentarse son otras versiones de este mismo personaje.

Aunque Kirby Battle Royale tiene una historia, ésta es absolutamente predecible e ignorable. No es que esto sea necesariamente algo malo, ya que el foco de la franquicia nunca ha sido éste, pero definitivamente el aspecto narrativo es incapaz de generar interés más allá de ser un pretexto para el juego. La historia gira alrededor de un torneo que organiza King Dedede, el villano de la serie, cuyo premio es un pastel. Para asegurarse de que Kirby no sea el vencedor, como en las innumerables ocasiones en que se han enfrentado, King Dedede comienza a hacer clones de Kirby, para que sea más difícil vencerlo.

Aunque la historia es parte del modo de campaña del juego, ésta sirve como pretexto para la premisa de varias versiones de Kirby enfrentándose, lo cual sucede en el gran número de modos con que cuenta este título. Es posible jugar en solitario, de forma cooperativa, en multijugador competitivo en línea y local a través de la capacidad de la consola Nintendo 3DS para conectarse vía WiFi.

PUBLICIDAD

Los 10 modos de juego incluidos en Kirby Battle Royale son bastante variados, pero no representan algo que no se haya visto en ningún otro juego similar. Por ejemplo, a veces es necesario acabar con todos los competidores en pantalla, o recolectar más manzanas que los demás, o monedas y otros objetos. Estas actividades requieren de la capacidad de usuario para reaccionar y aprender patrones, haciendo que por momentos se sientas más como un juego de plataformas.

Las batallase se llevan a cabo en lugares típicos del mundo de Kirby, y para ganar alguna de éstas es necesario usar una serie de habilidades especiales y aditamentos como armas. Por lo general hay muchos personajes en pantalla y cosas sucediendo al momento, por lo que a momentos puede ser confuso y no se entiende exactamente lo que está sucediendo.

Cada uno de los clones de Kirby representa un estilo particular de pelea que puede adaptarse a los distintos gustos de los usuarios gracias a las habilidades y aditamentos diversos que representan. Vemos desde Kirby ninja, hasta Kirby vaquero o escarabajo y espadachín. En total la gran cantidad de posibilidades hacen del juego un menú un poco confuso y definitivamente abrumador de opciones, donde es más fácil sólo seguir la corriente de lo que se presenta en pantalla antes que decidir conscientemente qué es lo que desea el usuario.

Quizá lo más atractivo del juego es su bajo nivel de demanda en cuanto a tiempo, ya que cada partida puede durar entre unos segundos y pocos minutos, lo cual es perfecto en un juego para una consola que se puede llevar fácilmente a todas partes. Por el otro lado, resulta ser un juego incómodo y repetitivo cuando la intención es sentarse tranquilamente a jugar, debido a la gran cantidad de menús a recorrer cuando no se está en el modo historia.

Como es clásico en los juegos de la franquicia, el mundo de Kirby es brillante, colorido y con personajes de apariencia adorable. A pesar de las limitaciones técnicas del Nintendo 3DS, el juego luce bastante bien, con un gran número de detalles y elementos que aparecen simultáneamente. La música es la típica de un juego de Nintendo o de la serie, con melodías infantiles y fanfarrias constantes luego de cada sección.

En definitiva, Kirby Battle Royale es un juego hecho para los más recios fans de Nintendo y de Kirby, que a lo largo de los años han aprendido a querer la franquicia y ya tienen una conexión profunda con ésta. Sin embargo, quienes no tengan el gusto o la experiencia con los juegos de Kirby, será muy difícil que se terminen interesados por el juego después de un par de horas. Aunque técnicamente no se trate de un juego de nicho, sus atributos generales difícilmente serán suficiente para mantener cautivo a su público, ya sea éste infantil o adulto.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Starbucks pondrá advertencia sobre cáncer en cafés que venda en California
Por

Starbucks y otras cadenas que venden café deben colocar una advertencia sobre cáncer en los productos que despachan en C...