Por Alejandra Quezada*

Este mes tuvimos una visita muy especial en AmCham: el científico de talento de ManpowerGroup a nivel global, Tomás Chamorro, quien conversó con la membresía respecto a los “espejismos de talento”, o percepciones erróneas que entorpecen el proceso de encontrar y desarrollar al talento adecuado.

De acuerdo con esta firma, 50% de las empresas de México y el mundo declaran dificultad para encontrar al candidato ideal para las posiciones; de la misma manera, más del 40% de los empleados consideran que sus habilidades no corresponden con las que requiere su puesto: de acuerdo con Mónica Flores, Presidente de ManpowerGroup para Latinoamérica, quien también preside la Cámara, actualmente vivimos una gran guerra por el talento, que es un recurso invaluable para las empresas y, si no raro, muy difícil de encontrar. ¿Qué es lo que está fallando?

Voces expertas coinciden en que en medio de la Revolución Industrial 4.0, el capital humano no sólo sigue siendo importante, sino que es y será el elemento diferenciador de la competitividad de las empresas, más allá del capital. Sin embargo, con los cambios tecnológicos que han alterado nuestra vida y formas de producir, resulta sorprendente que exista un desajuste tan grande.

PUBLICIDAD

Para Chamorro, el principal enemigo está en la intuición humana, que muchas veces no es eficiente en prever qué persona tendrá un mejor desempeño dentro de un puesto y llevará a la empresa a crecer. Muchos son los factores en juego: las habilidades técnicas y las conocidas como suaves; la personalidad, la manera de socializar y encontrar soluciones a los problemas que se presentan en el día a día. Las organizaciones necesitan personas creativas, con actitud y disposición para trabajar en equipo. También necesitan que éstas se adapten con rapidez al cambio; tanto organizacional como de habilidades. “Si consideramos que 60% de los trabajos que existen hoy desaparecerán en los próximos años, se vuelve evidente que las habilidades técnicas pierden importancia frente a la adaptabilidad de los candidatos. Las habilidades suaves, como la empatía, la inteligencia emocional y el learnability -es decir, capacidad de aprender a aprender-, son las principales características que buscamos en el talento hoy”, enfatizó Chamorro.

Pero, regresemos a los espejismos.

Actualmente, los departamentos de recursos humanos siguen asignando gran valor a la entrevista personal en el proceso de selección, y uno de los factores en los que se fijan los reclutadores es la seguridad que demuestran los postulantes. En este sentido, el proceso se presta a dos errores de interpretación: el del reclutador y el del mismo candidato, ya que la seguridad personal no refleja las aptitudes objetivamente, sino una autopercepción que no necesariamente coincide con la realidad.

Sin embargo, ya existe la tecnología que permite analizar y evaluar a detalle las habilidades y aptitudes de los postulantes, tomando mejores decisiones. Así que en este proceso de adopción tecnológica, un reto para las organizaciones es confiar y apropiar los beneficios que éstas ofrecen.

También hay casos de “candidatos perfectos”, que parecen estancarse dentro de la organización. En este caso, es importante considerar la corresponsabilidad de las empresas para promover un campo fértil en el que el talento pueda desarrollarse. Esto implica desarrollar estructuras flexibles, que reciban y promuevan la creatividad, la diversidad, el trabajo colaborativo, y capaciten a su personal. Como dice Richard Branson, “entrena a la gente lo suficientemente bien para que pueda irse, trátala lo suficientemente bien para que quiera quedarse”.

En AmCham estamos comprometidos con el desarrollo de talento. En la presente coyuntura, con los cambios vertiginosos de la Cuarta Revolución, las empresas aún están encontrando la fórmula justa; del talento que más beneficia a la organización y las mejores medidas para promover el desarrollo de su capital humano. Por esto es tan enriquecedor el intercambio de ideas y mejores prácticas que se fomenta dentro de la Cámara, al interior de los Comités de Capital Humano y Asuntos Laborales, Diversidad e Inclusión, e Innovación, entre otros. El conocimiento permea en beneficio de todos.

*Gerente de Comunicación Institucional de American Chamber/Mexico

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El gran desafío de un ambiente volatil y adverso
Por

En un estudio reciente de la universidad de UCLA se pudo identificar que el cerebro puede producir hasta 80,000 pensamie...