La seguridad es una de las mayores preocupaciones de los habitantes. Y para muestra están los miles de vecinos que han abierto grupos en Face­book o WhatsApp para conocer y denunciar lo que está pasando en sus colonias.

Ante este problema, Andrés Gallardo Johnson, CEO y cofundador de Haus, decidió crear una aplica­ción gratuita equipada con un botón de pánico, además de que tiene herramientas para ofertar servicios o productos, informar algo a la co­munidad, hacer un plebiscito o crear canales de chat.

“Es una red social de seguridad vecinal y tu celular suena como una sirena si es que te pasa una emergencia, y van a llegar 100 personas a ayudarte en 15 segundos o por lo menos 10”, explica.

Platica que un alcalde puede contratar 5,000 patrullas, pero no siempre van a poder ayudar, sobre todo por las falsas alarmas. El año pasado la Secretaría de Segu­ridad Pública (SSP) de la Ciudad de México registró 30.8 millones de llamadas al 066, de las cuales 77% resultó ser un engaño. En cambio, Haus tiene un índice menor a 1%.

PUBLICIDAD

 

¿Y el dinero?

Gallardo inició con un mapeo de friends, family and fools (familia, amigos y tontos), hasta que conoció gente que quiso invertir, entre la que estaba Bruno Portela, quien desarrolló la app y se convirtió en cofundador.

Seguro del potencial de Haus, Gallardo se puso la meta de trans­formar en seis meses los primeros 20,000 dólares de fondeo en 10,000 usuarios, y lo logró. El efecto llegó a países como Colombia, Costa Rica, Venezuela y México.

En su primer mes y medio en México la app logró 1,500 usuarios en la Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Jalapa y Oaxaca, entre otras.

La aplicación es gratuita y el modelo de negocio consiste en generar co­munidades. “A las 10 de la noche, tú, vecina, vas a recibir una notificación que dice: ‘El sushi de la esquina te ofrece 50% de descuen­to si pides entre 9 y 10. ¿Quieres comprar?’; 50 vecinos compran y cobramos el 1%, el 2%”, explica.

Tener un equipo en cada país permitirá a Haus sobrevivir a Next­door, una red social similar que opera en Estados Unidos y que decidió expandirse a Holanda. A pesar de valer más de 1,000 millones de dólares (mdd), no está en Amé­rica Latina porque eso requiere conocimiento local, asegura.

Actualmente, Haus se financia de fondos y premios, “pero va a llegar un momento en el que vamos a ser una empresa, y Nextdoor va a empezar a pensar qué quiere hacer con nosotros o nosotros con Nextdoor”, desafía Gallardo.

grafico_haus

Con información de Ana Paula Flores

 

Siguientes artículos

Días para planear y días para ejecutar
Por

Planear siempre es bueno para mejorar, para ser feliz y productivo, para que la vida valga más la pena… Sí, planear no e...