El pasado viernes mi amigo Juan recibió el WA en donde le informaban que ya había sido dado de alta como promotor de firmas para la campaña para ser candidato independiente a la Presidencia de la Republica de Margarita Zavala. Recibió un WA con un numero de confirmación, su nombre completo -cómo debería de registrarse- y una instrucción literalmente ‘al aventón’ de bajar la app. Ese día me enteré de la ‘estrategia’ de Zavala de buscar más promotores – ‘auxiliares’ les llama el INE- que firmantes bajo la lógica de que, si reclutan 50,000 promotores y cada uno convence a 20 personas de firmar a su favor, debería alcanzar el millón de firmas necesarias para poder registrarse como candidata independiente. Siempre buscando los ‘loopholes’ en el sistema.

Pues bien, cuando me enseñó el WA de la campaña de Zavala le pedí ayudarle al proceso porque era una buena oportunidad de entrar en contacto con la famosa App de la que se quejan todos los personajes en busca de una candidatura independiente.

La App se encuentra en la AppStore y tarda, comparado con otras Apps de actualidad, más de un minuto u medio en bajarse. Se instala y viene con un menú muy sencillo que incluye: captura de apoyo, envío de captura, avance de captura, registro de auxiliar, cambio de contraseña, baja de auxiliar, ayuda, aviso de privacidad y configuración. Al abrir la App en la parte de ‘registro de auxiliar’ pidió el nombre de mi amigo, así como el número de folio que había recibido anteriormente. Se introdujeron los datos una primera vez. ‘Error en el registro’ apareció una primera vez. Repetimos el proceso dos, tres, cuatro veces. Las razones de ‘error en el registro’ se debían a que aparecía en la pantalla la posibilidad de registro vía FB o vía correo electrónico. Lo intentamos dos veces con FB y no aceptó. Lo intentamos una vez con correo electrónico y nos rechazó porque había que introducir el password del correo para poder abrir el correo y que reconociera la dirección. La siguiente vez nos rechazó porque apareció un icono que nos pedía enviar información de ‘adherente’, no de ‘promotor’ y no era nuestro caso. Total, que al quinto intento aceptó el registro de mi amigo. Llevábamos 45 minutos en la acción de registro, pero ya estábamos listos para reclutar firmas para Zavala, fue el canto de guerra de mi amigo. Le pedimos a otro conocido que aportara su apoyo a favor de Zavala para probar la funcionalidad de la App. Es que yo no soy simpatizante, nos contestó, no importa, le dijimos, el hecho de darle esta firma no significa que tu voto quede comprometido con ella. ¿Aunque quede registrada mi credencial del INE? Preguntó. Aunque, le contestamos. La fotografía de la credencial del INE es sólo para autentificación de que existes. ¿Seguro? Volvió a preguntar. ¡Seguro! Le dije… basado en la certeza que ofrece el INE. Los tres hicimos un silencio que sabía a duda. Ok, accedió a regañadientes y con el sabor a duda que tiene lo relacionado, desafortunadamente, hoy en día con las instituciones de México.

Juan abrió la App en donde dice ‘captura de apoyo’ en el menú… o, mejor dicho, intentó abrir la App en el botón de menú para registrar alguien a favor de la candidatura independiente de Zavala… no pasó nada. Volvimos a salir, volvimos a entrar, se dirigió directamente al botón de registro, nuevamente no pasó nada. A la tercera vez, en la que salimos de la App y reseteamos el teléfono, volvió a dirigirse en el menú al botón de ‘captura de apoyo’ con la credencial en mano lista para fotografiarla e iniciar el proceso de registro. No pasó nada. Volvimos a explorar toda la App, comenzando por ‘ayuda’, sección que nos remitió a un numero 01-800-4332000 ‘para cualquier duda’. Nos fuimos a ‘configuración’ y ¡nos envió al menú de configuración del teléfono! Regresamos al registro de auxiliar, revisamos los datos de acceso: tipo de acceso, id proceso -el folio recibido del INE- e id auxiliar -otro folio recibido por la campaña-. Todo en orden. Volvimos a intentar entrar a ‘captura de apoyo’ una vez más. Nada. Insistentemente regresábamos a una pantalla en donde nos aparecían dos iconos: ‘captura de apoyo’ que era el botón que debería abrirse para registrar el apoyo que teníamos a la mano, y ‘envío de captura’ botón al que le dábamos click y efectivamente abría a una pantalla que señalaba ‘envío de captura’ y dos renglones abajo que indicaban: ‘enviados al momento: 0’ y ‘pendientes por enviar: 0’… como una manera irónica y cruel de subrayar la imposibilidad de capturar un registro y enviarlo. Decidimos dejar por la paz el asunto alrededor de una hora después. Con un total de casi dos horas invertidas en el asunto, logramos registrar a mi amigo Juan y ya. No logramos registrar un apoyo. La App efectivamente no funcionó.

PUBLICIDAD

En estos días nos enteramos por todos los medios que la App fue desarrollada por Grupo de Tecnología Cibernética (Grupo Tecno) el mismo grupo que ganó en el año 2009 la licitación de monitoreo de medios electrónicos del entonces IFE para un contrato por 25.7 millones de dólares y que se hizo acreedora a una multa por 12.8 millones de pesos que se descontaron de su último pago. Aunque el INE amagó con demandar a la empresa por incumplimiento y resarcimiento de daños, en 2014 le volvió a dar el contrato de monitoreo de medios electrónicos por un monto de 230 millones de pesos, hasta el 2019. Más de 560 millones de pesos.

A esta misma empresa le asignaron el contrato por 4.8 millones de pesos, nuevamente vía una licitación -como las dos anteriores que ganó- para desarrollar la App que está poniendo en tela de juicio el proceso de registro de ‘apoyo’ a los ciudadanos en busca de ser candidatos independientes.

Cuando la institución responsable de garantizar la legalidad de los procesos electorales se convierte en parte del problema con un costo financiero altísimo para un país pobre como México, y abre la puerta para un potencial conflicto previo al importante proceso electoral 2018, inclinando la balanza -queremos pensar más por incompetencia que por perversidad política- a favor de los partidos políticos y específicamente a favor del partido en el poder -por lógica de posiciones de gobierno- y en medio del clima de ausencia de cabezas de instituciones de cuidado de la legalidad -procurador general de la República, fiscal electoral, fiscal anticorrupción-, tenemos que incrementar la alerta personal, recordar la intensidad de lo que podemos lograr cuando nos reconocemos necesarios y necesitados, al cuidado del desempeño de instituciones que, claramente, han sido secuestradas por ese interés que define a los políticos mexicanos y del que hablamos la semana pasada: hincharse de dinero… mientras el país se dirige a aguas turbulentas.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @lgsrock101

Facebook: Rock101

Página web: Rock101online.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Arranca la Cumbre del Clima de Bonn, la COP 23
Por

Aquí se definirán y concretarán los mecanismos de operación para impulsar la implementación del Acuerdo de París y logra...