Por Hayley C. Cuccinello

En los Premios de la Academia #91 de este domingo por la noche, solo unos pocos seleccionados se llevarán el oro a casa. Pero ganen o pierdan, los 25 actores y directores nominados reciben una lujosa bolsa de regalo de Distinctive Assets, una empresa de marketing de celebridades y product placement con sede en Los Ángeles.

La bolsa de regalo de los Oscar de este año está valuada en 148,000 dólares, considerablemente más que el valor material de 400 dólares de la estatuilla del Oscar chapado en oro de 24 quilates. El valor combinado de mercado de las 25 bolsas es de 3.7 mdd, o aproximadamente la misma cantidad que la taquilla de la película independiente Juliet, Naked. La bolsa de regalo de los Oscar es un sello distintivo de la temporada de premios, aunque Distinctive Assets no está afiliada a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, que presenta los Oscar.

En los 20 años que Distinctive Assets ha proporcionado bolsas de regalo a los nominados al Oscar, por lo general solo un candidato lo rechaza en cada edición. Glenn Close, nominada para The Wife, donará su bolso a una organización benéfica de mujeres. De hecho, “bolsa” es un nombre poco preciso. A los nominados se les ofrecen tantos artículos gratuitos que en realidad se entregan en múltiples maletas la semana antes de la ceremonia.

PUBLICIDAD

Además de los regalos físicos, los nominados reciben vales para canjear por artículos ostentosos, el regalo más caro de este año: un crucero de lujo todo incluido para dos personas a Islandia, los Galápagos, el Amazonas o Centroamérica, con tratamientos de spa y un chef privado; todo cortesía de International Expeditions. Dependiendo de la ubicación elegida, el valor del viaje varía de 15,000 dólares a 20,000 dólares por huésped. El artículo más barato en la bolsa de los Oscar de este año es un paquete de Pepperidge Farm Milanos por un valor de menos de 5 dólares.

Entre los otros regalos se incluye una estadía de una semana en el spa Golden Door (a partir de 9,000 dólares), joyas de moda de Millianna (495 dólares), una botella de absenta francesa de A. Junod (60 dólares) y hasta 30,000 dólares en tratamientos de rejuvenecimiento no quirúrgico del cirujano plástico de Manhattan, el Dr. Konstantin Vasyukevich.

Lash Fary, apodado “el sultán de Swag”, originalmente fundó Distinctive Assets en 1999 como una sala de exposición privada para diseñadores de vestuario para programas de televisión, incluido Spin City. Al año siguiente, Fary produjo su primera suite de regalos tras bastidores para los Grammy. “Lo intentamos como un capricho y fue un gran éxito”, dice Fary, de 47 años. “Acabamos de celebrar nuestro vigésimo aniversario de los Grammy hace un par de semanas”. Desde esa primera emisión, Distinctive Assets ha producido regalos para casi todos los premios principales, incluidos los premios Tonys y los American Music Awards, y también trabaja durante todo el año en eventos privados para celebridades y algunas marcas.

Las marcas pagan un mínimo de 4,000 dólares para ser incluidas en una bolsa de regalo de Distinctive Assets y el precio para los patrocinadores se eleva a 50,000 dólares, además de tener que pagar por todos los artículos en las bolsas, así como los regalos canjeados. El costo, aunque no es exactamente insignificante, es una miseria en comparación con, por ejemplo, el precio de los 2.1 mdd que cuesta un anuncio de televisión de 30 segundos durante los Oscar.

“Es una bolsa mixta, literal y metafóricamente”, dice Michael Stone, presidente y cofundador de la agencia de marca Beanstalk. Es una combinación perfecta para algunos clientes, como Alexis Seletzky, un entrenador que ha incluido sus servicios en la bolsa de regalo de los Oscar por varios años. “El entrenador puede decir que es un entrenador de las estrellas, pero Pepperidge Farms, no estoy tan seguro”, dice Stone. “Pero si alguien es sorprendido usando un producto, solo una celebridad, solo una camiseta, vale todo ese dinero”.

En 2013, por ejemplo, Amy Adams, nominada ese año por American Hustle, fue fotografiada con una camiseta de regalo mientras caminaba hacia el gimnasio con su entonces novio, Darren Le Gallo.

“Los dos son como una pequeña cartelera ambulante de la bolsa de regalo que les habíamos entregado el día anterior”, recuerda Fary. “Espero que Amy haga un buen trabajo y lleve [otra camiseta] al gimnasio después de que le entreguemos su bolsa de regalo este año”.

Al igual que los presupuestos de las películas, el valor de una bolsa de “Todos ganan” se ha disparado en las últimas dos décadas. En 2002, Distinctive Assets llegó a los titulares con una bolsa de regalo de 20,000 dólares que incluía una silla de meditación de 350 dólares y 1,900 dólares de platino y aretes de diamantes. En 2015, el valor justo de mercado de la bolsa alcanzó seis cifras a 160,000 dólares, un aumento del doble respecto del año anterior, y alcanzó un máximo histórico de 232,000 dólares en 2016.

Desde entonces, Fary ha sido más exigente en cuanto a los artículos que se deben incluir en la bolsa de regalo y ya no intenta aumentar el valor monetario año tras año. “Fue una propuesta de ‘no ganar’”, dice. “Realmente solo quería dejar de concentrarme en el precio porque eso no le importa a quienes lo reciben”. Fary, quien dice que recibe miles de consultas de marcas al año, rechaza muchos juguetes sexuales y productos para mejorar la vida sexual. “Mi intención original, obviamente, con productos como ese, era en realidad que sería una forma discreta para personas como Amy Adams que no pueden entrar en The Pleasure Chest como la mayoría de nosotros y adquirir un vibrador”, explica Fary. “Ahora no incluyo productos de naturaleza sexual, no porque sea inapropiado, pero sentí que realmente descarriló toda la cobertura de la prensa”.

Los artículos más controvertidos en la bolsa de los Oscar de este año son varios productos de CBD y THC, incluido el aceite facial de cannabis de High Beauty (54 dólares), los comestibles artesanales de chocolate de Coda Signature (vendidos a través de los dispensarios de Colorado a aproximadamente 25 dólares) y una membresía a MOTA Los Angeles , un próximo club social amigable con el cannabis (a partir de 2,000 dólares al año). Los activos distintivos vieron un gran aumento en las consultas de las compañías de cannabis desde que la mariguana recreativa se legalizó en California en 2018.

Y mientras que los nominados son seguramente lo suficientemente ricos como para pagar todos estos artículos gratuitos, recibirlos todavía tiene un precio: los beneficiarios tienen que pagar impuestos sobre la renta por el valor monetario de todos los regalos aceptados.

En otras palabras, no es suficiente agradecer a la Academia.

 

Siguientes artículos

La desgraciada ‘vida en rosa’ de ‘Piaf’, el musical, se despide de México
Por

Un monólogo basta para narrar 47 años de vida marcada por la falta de amor, el dolor y las drogas.