La burbuja mexicana que podría estallar

Foto: Reuters

La ‘burbuja’ que cada día crece más está conformada por los bonos de deuda gubernamental mexicanos en manos de extranjeros, que generan con ello un nuevo ‘súper-peso’.

 

La historia económica, lejana y reciente, nos ha enseñado que todas las “burbujas” que implican inflación en el precio de los activos eventualmente estallan para regresar los precios a sus niveles normales, y generalmente esto ocurre con consecuencias graves para los bolsillos de la mayoría de quienes “invierten” en estos instrumentos. Es decir, quienes alcanzan a detectar que la burbuja está por reventar y se deshacen a tiempo de estos activos salen con grandes ganancias, pero los que se quedan con estos activos hasta el final terminan enfrentando fuertes pérdidas.

Esto no sería un tema de demasiada preocupación sino fuera por el hecho de que estas pérdidas que deberían ser privadas generalmente terminan socializándose pasándole un pedazo de la factura a cada miembro de la sociedad.

Y es que es cierto que cuando truenan estas “burbujas” hay consecuencias negativas para la población en general, ya que el sector bancario o financiero puede estar involucrado en el alza artificial en los precios de los activos al haberlos comprado; o bien, si se trata de inversiones en alguna economía pequeña o mediana, cuando la “burbuja” estalla los capitales salen corriendo dejando atrás una traumática depreciación de la moneda local, inflación en los precios de bienes y servicios y un empobrecimiento general de la población.

En este sentido debemos hacer mención a la “burbuja” que cada día crece más y que la conforman los bonos de deuda gubernamental mexicanos en manos de extranjeros generando con ello un nuevo “súper-peso”.

Hemos señalado en varias ocasiones que el diferencial de tasas de interés entre los instrumentos de deuda estadounidenses y mexicanos genera un enorme incentivo para que los capitales inunden nuestro país. Y es que ahora en día un Cete a 28 días paga en México una tasa anualizada de 3.88%, mientras que un T-Bill a plazo de un mes emitido por el Gobierno estadounidense paga una tasa anualizada de 0.06%. Es decir, los bonos de deuda mexicanos pagan 65 veces más rendimiento que los de nuestros vecinos del norte, lo cual provoca que los capitales fluyan hacía México.

Lo anterior, aunado a las perspectivas favorables de una reforma fiscal que le dé al gobierno mexicano mayores ingresos, la expectativa de una reforma energética y de una reforma a las telecomunicaciones, hacen también que México se vea como un oasis en el desierto para los inversionistas extranjeros, quienes corren a meter su dinero en instrumentos de deuda mexicanos.

Así, la cantidad de bonos gubernamentales cotizados en pesos en manos de extranjeros alcanzó un nuevo máximo histórico.  De acuerdo al más reciente reporte del Banco de México, al cierre de febrero de este año el saldo a valor nominal de la compra de extranjeros de valores de deuda gubernamental ascendió a 1.63 billones de pesos (bdp), equivalentes a unos 127,694 millones de dólares (mdd), y con esto se superó por primera vez en la historia, al total de la deuda externa del sector público de México de 127,078 millones del mismo periodo.

Y la tendencia indica que la brecha entre la tenencia de valores de deuda gubernamental denominada en pesos, en poder de extranjeros, y el total de la deuda externa del sector público, pudo ya haberse ampliado significativamente durante marzo. Ya que en menos de tres años el incremento en la posesión de bonos del gobierno federal por extranjeros ha sido de 338%.

Ante estos datos, alguien pudiera decir que no hay nada de qué alarmarse, pero la realidad es que si debemos estar muy preocupados porque estos capitales están entrando a México dañando la planta productiva nacional al ocasionar que el dólar ya esté por debajo de los $12.30 pesos, fomentando con esto importaciones y dificultando las exportaciones, dañando así la producción y empleo nacionales, y eventualmente debilitando el mercado interno.

Pero lo más peligroso resulta en el hecho de que así como han entrado en masa estos capitales a México pues de igual forma se pueden ir dejando atrás una fuerte depreciación del peso, inflación, debilitamiento del sector financiero nacional y pobreza de la población.

De hecho en este mismo sentido ya se ha pronunciado el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero (CESF), el cual advirtió que una “reversión” en los flujos de capital que han inundado el mercado de bonos gubernamentales en México podría generar una depreciación súbita de la moneda nacional y mayor volatilidad en el mercado de cambios, presiones al alza sobre las tasas de interés, dificultades para financiar las cuentas externas y una caída en los precios de las acciones en la bolsa.

Y es que aunado a todo lo ya señalado,  debemos tomar en consideración que de acuerdo con cifras del Banco de México, más del 60 por ciento de la reserva internacional de divisas del país, unos 80 mil 300 millones de dólares, está constituida por capitales que ingresaron al país para comprar bonos emitidos por el gobierno federal, y los cuales pueden salir con la misma facilidad con la que arribaron.

 

Para evitar que estalle

¿Qué se puede hacer para mitigar este importante riesgo?  Pues hay varias opciones, pero se requiere de valentía para implementar cualquiera de ellas. Sin embargo, las tres más viables son las siguientes:

  1. Que el Banco de México baje nuevamente su tasa de interés en un nivel entre 0.25 y 0.50 puntos porcentuales, de manera que haya un menor incentivo para los extranjeros a invertir en bonos de México.
  2. Imponer un impuesto a la entrada de divisas al país que se destinen a instrumentos de deuda con plazo menor a un año. Esto inhibiría la entrada de divisas al país y generaría recursos fiscales para el gobierno.
  3. Que México emita bonos de menor calidad crediticia que sirvan para financiar proyectos de infraestructura en las zonas menos desarrolladas del país. Estos tipo “junk bonds” que no tendrían grado de inversión ya están siendo emitidos por gobiernos como el chino ante la importante entrada de divisas que ellos también están enfrentando.

La situación en México requiere medidas urgentes, ya que nuestro país se está viendo inundado de dólares perjudicando a empresas, a quienes reciben remesas (los más pobres del país) y al sector turismo al ser más barato vacacionar en el extranjero y hacerse más caro que los extranjeros vengan de vacaciones a México.

Es por ello que esperemos pronunciamientos pronto por parte de la Secretaría de Hacienda en el sentido de cómo se pondrá freno a esta creciente vulnerabilidad para nuestra economía.

 

 

Contacto:

[email protected]

@alejandrogomezt