En este desafiante entorno, la capacidad de mejorar la diversificación y de generar alfas realmente no correlacionados en un marco consciente del riesgo estará a la cabeza en la creación de valor.

 

Después de cinco años de mercados alcistas en clases de activo primordiales creemos que estamos entrando en una nueva era caracterizada por una mayor volatilidad y una menor rentabilidad esperada. Nuestra convicción de que el panorama de las inversiones cambiará de manera significativa en los próximos años se basa en factores tales como una economía global altamente endeudada, bancos centrales menos eficaces, valoraciones extendidas en la mayoría de las clases de activo y una menor liquidez de los mercados. Con un mercado alcista maduro de activos riesgosos y con los rendimientos de los bonos de gobierno en niveles históricos mínimos, las oportunidades provenientes de la Beta se van desvaneciendo, y nuestra proyección es que los rendimientos esperados de las clases de activo primordiales sean mucho menores que en el pasado.

En este nuevo y desafiante entorno, la capacidad de mejorar la diversificación, de usar todas las fuentes disponibles no correlacionadas de Beta y de generar un Alfa realmente no correlacionado en un marco consciente del riesgo estará a la cabeza de la creación de valor¹.

PUBLICIDAD

Esto será esencial, en nuestra opinión, no sólo en el espacio alternativo de cobertura y liquidez o en especialidades de clases de activo de nicho, sino también en las clases de activo primordiales para integrar un portafolio de inversiones con rendimiento superior.

Para generar más Alfa creemos que la clave es un enfoque de selección de valores concentrado basado en ideas de alta convicción. Sin embargo, esto puede traer consigo más volatilidad. Al reconocer que las estrategias concentradas tienden a tener una mayor volatilidad, la preocupación inmediata es la amenaza de un bajo rendimiento. Para solucionar este problema, tal vez valga la pena considerar una pregunta fundamental: ¿cuánta volatilidad deben tolerar los administradores activos?

Creemos que podemos mantener un mayor nivel de volatilidad si entendemos los factores de riesgo subyacentes que impulsan a cada valor. Es por ello que ponemos mucho énfasis en el desglose de los elementos de riesgo de cada caso de inversión. Además creemos que podemos crear una estrategia de Alfa eficaz mediante el manejo cuidadoso de estos riesgos idiosincráticos.

La medición de Alfa es también uno de nuestros objetivos principales. Esto significa medir el rendimiento de nuestras inversiones a posteriori, con el fin de entender si la rentabilidad final está vinculada de manera significativa al Alfa.

Consideramos el Alfa como una función de posiciones independientes (ideas de inversión) y de las habilidades del administrador.

PionnerComo parte de este esfuerzo hemos desarrollado técnicas de medición innovadoras para evaluar si tenemos suficientes ideas de inversión, si estas ideas son correctas o incorrectas y si las hemos aplicado de manera eficaz.

El porcentaje de aciertos² es clave para juzgar la calidad de nuestras ideas de inversión. En nuestra opinión, un buen porcentaje debe ser superior al 50%, aunque no mucho mayor. Por ejemplo, un porcentaje de aciertos de 90% no existe realmente a largo plazo. Con este enfoque, nuestro objetivo es mantener un buen porcentaje de aciertos, entre un 50 y un 55%, para nuestras ideas.

Creemos que el aspecto del comportamiento de las inversiones es otro elemento importante en la creación de un Alfa sostenible. Pese a su capacidad para identificar ideas potencialmente ganadoras, la mayoría de los administradores carece de la disciplina apropiada para manejar posiciones perdedoras. Aquí es donde es importante la relación entre³ aciertos y fallas. ¿Cuánto dinero ganó al estar arriba y cuánto dinero perdió al estar abajo? Seleccionar activos ganadores es una cosa, pero saber cómo manejar diferentes posiciones, en especial las posiciones de pérdida, es de vital importancia, al igual que el momento de aplicar las ideas. Una de las habilidades fundamentales del administrador de portafolios es seleccionar el momento de entrada y salida de las posiciones, ya que esto tendrá un gran impacto en la relación de aciertos y fallas.

En esta etapa de madurez en el mercado alcista, cuando creemos que los rendimientos serán menores y que es probable que la volatilidad sea mayor, nuestro enfoque seguirá basándose en una combinación de nuestros principios tradicionales de administración activa, generación de alfa y administración consciente del riesgo.

 

¹Alfa: mide el rendimiento ajustado según el riesgo, que representa el exceso de rentabilidad con respecto a la rentabilidad del índice de referencia.
Beta: medida estadística de la sensibilidad de una inversión a los movimientos del mercado con relación a un índice. Un beta de 1 indica que el precio del valor se moverá con el mercado. Los betas menores o mayores de 1 indican que el valor será menos volátil o más volátil que el mercado, respectivamente.
²El porcentaje de aciertos es la relación entre las ideas de inversión ganadoras y las perdedoras.
³La relación de aciertos y fallas se calcula como la ganancia promedio en posiciones ganadoras dividida entre la pérdida promedio en posiciones perdedoras.

 

Giordano Lombardo es director de Inversiones del grupo Pioneer Investments.

 

Contacto:

Twiiter: @PioneerInvest

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Los grandes señores del crédito en Centroamérica
Por

Aunque 2014 finalizó con signos de una desaceleración económica en Centroamérica, 12 bancos de la región lideran el fina...