Durante el XII congreso de Madrid Fusión, Andoni Luis Aduriz expuso una forma distinta de compartir la experiencia gastronómica y lo sensorial que esto implica. Ya no basta con enviar una foto vía redes sociales, a futuro se podrán enviar aromas de lo que uno está comiendo en tiempo real.

 

 

Este genio de la cocina está alcanzando al futuro. Aduriz, chef de Mugaritz dio a conocer su experimento gastronómico rebasando los límites de la imaginación. En un futuro existirá la posibilidad de probar su carta sin tener que viajar a Errenteria mediante Scentee, una app para celulares desarrollada por el doctor en ingeniería Adrián David Cheok. Basta con enviar un mensaje de texto para que el remitente pueda apreciar en tiempo real los olores que se estén degustando en la mesa de este reconocido chef.

PUBLICIDAD

Además de contar con la experiencia de Cheok, Aduriz desarrolla su inquietud con Luis Castellanos, doctor en ética y fundador del Jardín de Junio, especialista en  analizar y decodificar la energía,  comportamiento, lenguaje escrito y gestual  de las personas que visitan Murgaritz. El resultado es una base de datos a interpretar con lo cual edificar experiencias mucho más placenteras de las que ya se tiene.

La “Ciudad Digital 2.0” de trío multidisciplinario, es un método novedoso para traducir la comunicación de comensales en un código digital buscando que los aromas y sabores interactúen  en la red.  No es sólo una representación de la comida, también involucran en este proceso el acto de cocinar y su procedimiento (recetas). En resumen, esta reinterpretación de los sentidos del gusto y olfato permitirá “generar conocimiento; estimular ideas, creatividad y talento”. En donde la cocina se transforme en un laboratorio sensorial y vaya más allá de sólo satisfacer al estómago, descifrar eso que la gente quiere.

 

Comer, un acto que conduce a la felicidad

El neurolingüista insistió en que comunicación y el lenguaje positivo pueden ser una herramienta para “transformar el cerebro y la vida de las personas para ser aún más felices”. En cuanto a la parte de lo futurista que esto sabe, habrá una relación a distancia “controlable y precisa a beneficio de la industria e investigación académica con lo cual mejorar la vida de quien tenga problemas con estos los sentidos” según lo dijo Cheok en el foro culinario.

Durante su ponencia, Aduriz invitó al público en participar en la demostración del experimento martajando especies expresivas en un mortero para después describir en palabras lo que sentía de este contacto de olores, los sonidos producidos al machacar los ingredientes, y lo visual de esta práctica.

Ya se había hablado de la cocina tecnoemocional, en la cual los chefs diseñan –no sólo cocinan- platillos bajo cierto concepto e idea con el cual exaltar y tocar fibras sensibles de su comensal con lo cual darle una experiencia emotiva conectándolo con algún recuerdo o lugar en específico: el mar de Arzak, el bosque de Bottura o bien los 50 platos de Ferran Adrià en ElBulli. Ahora Estos con “Ciudad Digital 2.0 tal” vez se borren las fronteras de lo que hay en un plato para ser compartido con el mundo entero de forma instantánea y en tiempo real.

 

Contacto

Fb: Raquel Pastel
Tw: @Raquel_Pastel
Blog: http://raquelpastel.blogspot.com
[email protected]

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Icahn, ¿un riesgo para Apple?
Por

La firma de asesoría Egan-Jones  sugirió a los accionistas de la firma tecnológica rechazar la propuesta del millonario...