Por: Oscar Jiménez

Escuchamos grandes noticias de exitosos emprendedores todos los meses, desde la historia de Steve Jobs y Bill Gates en los años 80´s hasta Elon Musk en esta década. Es por eso que hoy vemos cada vez a más y más personas que en su cabeza pasa el convertirse en emprendedores y querer aparecer en la portada de Forbes.

En Latinoamérica los últimos ocho años, hemos visto surgir a decenas de miles personas tratando de fundar startups de tecnología, persiguiendo un sueño y en su mayoría fracasar por diversos factores. A diferencia de soñar con convertirse en el próximo Messi o Ronaldo, y donde jugar con un balón puede ser un hobbie y a la vez divertido, el emprender no tiene ninguna de estas dos variantes directamente relacionadas, lo podríamos comparar más con escalar el Everest y llegar a la cima, donde se pasan años de entrenamiento, un fuerte sacrificio para finalmente disfrutar el día que se está en la cima.

Esta es la verdad de estar detrás de un sueño que busca cambiar al mundo y mejorar una industria, los retos y las complejidades reales que se viven como fundador y porque la mayoría no quisiera o pudiera serlo.

Ben Horowitz, uno de los inversores más importantes de los últimos 20 años, quien fue un gran emprendedor americano al inicio de la era de internet, donde después cofundó Andreessen Horowitz en Silicon Valley, una de las firmas de Venture Capital más exitosas del mundo, describe en su libro que lo más difícil de las cosas difíciles de ser un emprendedor tecnológico no es armar un gran plan, contratar al mejor talento, crear grandes estrategias, levantar capital, conseguir clientes, entre muchas; lo más complejo es cuando a las tres de la mañana te despiertas sudando frio por que tu sueño se convirtió en una pesadilla. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Arrancar una startup y tener éxito, poco tiene que ver con la inteligencia, a qué universidad se fue (aunque ayuda con contactos y acceso a capital), o lo bien que se hace un trabajo específico, además de esto es muy importante considerar que si se tiene que levantar capital de fondos de inversión y es la primera vez que se realiza, debemos llevar a cabo un análisis con los retos más importantes al arrancar:

Tener resiliencia, lo cual demuestra cómo se manejan las frustraciones que se enfrentan, ya que el 99% del viaje de emprender será diferente a como nos gustaría, quisiéramos o pensamos que será conforme a un “plan”.

Un mindset exponencial, la manera en cómo enfrentar situaciones, como analizar diversas perspectivas, como avanzar o conseguir avanzar y llenar todos los huecos que faltan como experiencia en el sector, contactos, clientes, capital, etc. Es clave la fortaleza mental y determinación con la que se sigue adelante.

Inteligencia emocional, referente a cómo las emociones nos controlan o influyen en las decisiones, si las controlamos o nos afectan, una alta inteligencia emocional nos permite integrar visiones de otros y adaptarlas a las circunstancias reales y no a las que creemos deben existir. 

Storytelling, el cual permitirá convencer a otros a unirse, donde se demostrará con argumentos sólidos la gran visión y propósito que se busca construir. La pasión y energía de un emprendedor es gran parte del por qué empleados, inversores, socios, y aliados se sumarán.

Uno de los puntos más importante es entender que un fundador trabaja en su mayoría más de 80 horas a la semana, y el “equilibrio” es diferente a como la mayoría de la gente busca, nunca es un 50/50. Los emprendedores están pensando o soñando en su idea 24/7, en cómo mejorar y avanzar, es algo que disfrutan.

Por otro lado hay que considerar que más que un especialista se tendrá que ser un generalista y hacer 30 cosas al 90%, en lugar de 1 o 2 al 100%. El ser muy estructurado y racional en la primera vez podrá generar frustraciones en el camino al no dejar espacio para la flexibilidad. Un pilar muy importante es conocerse realmente, frustraciones, debilidades, cómo manejar las reacciones y expectativas, si realmente sabemos a lo que nos enfrentaremos o al menos hemos buscado entenderlo a profundidad. 

Los retos más importantes de los socios fundadores: 

Ansiedad y frustración

Soledad

Síndrome del impostor

Inseguridad

Miedo

Dudas sobre la idea o empresa

Mi recomendación para lanzarse a emprender una StartUp por 1era. vez es realizar un análisis profundo en diversas áreas (y ser 100% honesto con las respuestas):

Saber si se está listo para enfrentar que el 99% de las cosas no saldrán como se planean o quieren.

Entender el nivel de experiencia dirigiendo y liderando en ambientes laborales o del deporte (de competencia).

Conocer las debilidades del lado soft skills.

Saber cómo se ha reaccionado y enfrentado situaciones de alta frustración, 

El sector te apasiona y estás convencido 100% o solo se está haciendo por moda, porque otros alrededor lo hacen.

Aceptar que no existirá “equilibrio” personal/profesional, siempre conociendo el límite entre trabajo duro y no quemarse.

Emprender innovando tiene un alto grado de incertidumbre, jamás será un plan secuencial del 1 al 30, se enfrentará una montaña rusa de emociones y pensamientos, eso será lo más difícil de atravesar.

Contacto:

Oscar Jiménez Rodríguez, es Board Advisor de StartUps en Latinoamérica, fue Cofundador y CEO de Epiq México, así como Director y Presidente del Consejo de ThePowerMBA en América Latina y CoHost de Escalables Podcast.

Twitter: https://twitter.com/OshcarJR 

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/oscar-jr/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Motivación
Planeamos y Planteamos el 2023
Por

Otro año más, este es el 2023. Quizá este es el año mas importante para tu empresa. Quizá es el año decisivo o el que te...